El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

Circuito Internacional Volcanes 2003, primera etapa
Javier Valera
- Aventurero


Por fin, y después de mucho esperar, se presentó una carrera en el mercado nacional, el Circuito Internacional Volcanes, que aparentaba tener, para mi, todos los componentes de una verdadera carrera de expedición de aventura (orientación, sin asistencia, mapas precisos y claros, organización confiable, navegación nocturna, buen nivel de competidores) y sobre todo desarrollarse en un lugar neutral (Potrero de los Funes, San Luis) donde la gran mayoría de los competidores sería visitante.

Los antecedentes de los organizadores (Desafío de los Volcanes) y los que trazaron el circuito y la logística (Grupo Trans Sierras) me entusiasmaron para ir y darme la oportunidad de correr el tipo de carrera que me gusta (usar el físico y más la cabeza).

Y por suerte no me equivoqué.

Cuando nos entregaron las instrucciones de la primera etapa (... "del PC1 ir al PC2... de ahí al PC3...") y el mapa 1:20.000 (una escala ideal para navegar) me di cuenta que la cosa iba en serio y que iba a ser una lotería el resultado final (suele suceder en las carreras donde la orientación es una disciplina tan principal).

No iba a haber en el terreno ningún tipo de señalización como cintas o personas que te indiquen el recorrido. Es más, las personas de los PCs tenían indicaciones expresas de no dar indicaciones a los corredores (se cumplió en un 100%).

Y para aumentar la dificultad de la prueba se encontraba la geografía del lugar, que se presentaba como un mix entre las sierras de Córdoba y la Precordillera de Mendoza. Algunos picos de no mucho más de 2000 metros, y muchísimos picos de 1400 - 1200 - 1500, mas infinidad de ríos y quebradas, que hacían muy complejo determinar referencias bien claras tanto de día como casi imposible de noche.

La carrera tenía una duración máxima de 35 horas, estableciendose el corte de la misma transcurrido este tiempo. Las posiciones finales de los equipos que no pudieran completarla quedarían determinadas según al avance realizado hasta el corte definitivo.

La carrera

Sintéticamente hubo las siguientes etapas, de las cuales previamente se hacia entrega de las coordenadas e instrucciones:

  • a) Trekking de unos 30 kilómetros (salida a las 5:00 hs. de la mañana del 24 de mayo, a oscuras).

    Muy variada la topografía del recorrido, que le imprimió mucha dificultad a los principiantes en navegación para encontrar los PCs. Se recorrieron a campo traviesa, laderas suaves, arroyos secos, montes de espinillos, pendientes escarpadas y filos.

    La geografía irregular permitió que a las 2 horas de carrera los equipos ya no podían divisarse entre si, generando esa sensación de soledad tan especial de las carreras no masivas, donde uno interactua profundamente con la naturaleza.

    Después de entre 7 y 10 horas se llegaba al campamento base, situado a orillas del embalse de Potrero de los Funes, para iniciar la siguiente etapa.

  • b) Mountain Bike para recorrer una distancia de 95 kilómetros de subidas y bajadas por caminos de tierra.

    Durante este recorrido hubo que marcar varios PCs localizados en campos privados de poblaciones cercanas a Potrero de los Funes. La clave de esta etapa, para aspirar a lograr una buena posición final, era tratar de terminarla antes del oscurecer.

    Salvo el team puntero, los demas no cumplieron con esta premisa, concretándose aquí el primer filtro de la carrera, ya que la oscuridad y el frío dificultaron una etapa que si se realizaba con luz de día, no aparentaba una gran dificultad. Por lo tanto los tiempos se prolongaron, la cansancio del día empezaba a golpear, el factor psicológico de la oscuridad bajaba las defensas de los equipos agotados y la falta de previsión de abrigo terminó por golpear a varios teams experimentados y novicios, que terminaron abandonando.

    Los que pudieron llegar al campamento base antes de las 23:00 hs., tenían posibilidad de pelear un lugar en la punta, ya que continuaba luego el verdadero filtro de la carrera, la tercera etapa.

  • c) Trekking nocturno de 45 kilómetros con un alto grado de dificultad técnica en la navegación, ya que había que ascender a un cerro lejano (2000 metros) y descender, a oscuras (sin luna), a marcar un PC ubicado en un lugar nada visible en el extremo de un filo a 1400 metros.

    La disyuntiva en este tramo era grande. ¿Esperar al amanecer y dejar pasar 8 horas de carrera?... o ¿arriesgarse e intentarlo? De lograrlo, se garantizaría la posición entre los primeros 5 equipos de la competencia. La noche era oscura y sin luna. Solamente una buena interpretación de los mapas y un recorrido bien trazado y respetado podía superar esta etapa.

    4 equipos lo hicieron enteramente a oscuras, 3 aprovecharon la luz del amanecer, y el resto la hizo de día, hecho que les impidió completar la prueba ya que la hora de cierre oficial no les daba el tiempo necesario para continuar con el último PC.

  • d) Una vez arribado al Campamento Base (a partir de las 5:00 hs.), se debía hacer un trekking de aproximación hasta una pared natural de roca para hacer jumar y rappel, y se continuaba al último trekking de aproximadamente 15 kilómetros, donde se debía ascender a un pico cercano al embalse.

Resultados y conclusiones

Ya en esta etapa estaban definidas las posiciones. El team mixto "AXN Merrell" había llegado a la meta de madrugada sacando amplias diferencias al segundo y al resto. Competían en este tramo final los equipos mixtos "San Martín de los Andes" y el equipo "Uruguay Adventour", quienes al perder el rumbo en la noche, pasaron a la tercera posición del mixto y general.

En cuanto a los caballeros, ya estaban definidas las posiciones entre el equipo "Tiburones" (P. Maraviglia, G. Terán, J. Valera), "Arroz Dos Hermanos" y en tercera posición un team local, "Asociación de Pruebas Combinadas".

Lo increíble de todo este recorrido fue que de los 95 kilómetros de trekking solamente caminamos unos 14 kilómetros en caminos y unos 5 kilómetros de picadas y sendas que encontramos. Todo lo demás fueron a campo - piedra - abrojo traviesa.

La dinámica de nuestro equipo no tuvo fisuras. Los roles estaban bien definidos y fueron respetados en todo momento. La experiencia de cada uno fue un aporte fundamental en las tomas importantes de decisiones. La preparación física de los tres muy pareja (salvo la mía) y los objetivos iniciales propuestos fueron respetados y cumplidos (divertirnos, disfrutar de la carrera y del lugar, navegar conservadoramente) y a partir de ahí buscar un resultado que... vino solo.

Todo esto con una cuota de suerte, más la calidad humana de mis compañeros de equipo, hizo posible lograr una muy buena posición final dentro de nuestra categoría y en la clasificación general.

La organización resultó impecable. Lo que prometieron fue cumplido. Los mapas muy claros y precisos (salvo que fueron monocromáticos), los tiempos de carrera exactamente calculados, y, costumbre olvidada, los corredores fueron, junto a la naturaleza del lugar, los protagonistas del evento.

En fin, una experiencia muy gratificante y recomendada para los amantes de este deporte.

 

 

Nota:

e-mail: valera_javier@yahoo.com.ar

Toda la información del Circuito Internacional Volcanes 2003 está en el Informe Especial que se publica en el portal.



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país