El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Cargando el sol en las mochilas
Carrera: "Siguiendo los pasos del sol" (17/02/2002)
Alejandro Theill
- Aventurero

El sol no quiso quedarse como un simple partenaire de la mañana e instaló su brillo rotundo sobre los cerros milenarios. La travesía tuvo en el esplendoroso cielo un condimento más para disfrutar el espectacular entorno. Cerca de las 7:00 de la mañana el predio del Club de Planeadores, recostado sobre una de las faldas del cerro Redondo, se fue llenando de voces y colores. Frente a los hangares se dispuso la largada.

Los primeros tramos del recorrido copiaban el diseño de la pista hasta perderse entre un maizal, como antesala del ascenso directo al primero de los cerros. Entonces, la ansiedad se apoderó de los casi 200 equipos que comenzaban la entrada en calor sobre ese verde geométrico, acostumbrado a recibir las caricias de los aviones mudos. Quince minutos antes de las 8:00, la cuenta regresiva del improvisado coro se escapaba por la quebrada vacía. El comienzo mostró los pasos acelerados hundiéndose en el pasto húmedo.

Luego de abandonar la pista la columna enfiló hacia las primeras estribaciones de la sierra, buscando la puerta del sol, primer puesto que los competidores debían superar en el recorrido. Retamas, carquejas, mimosas, cardos, marcelas y chilcas se entremezclan allí entre las piedras traicioneras. La vegetación hace lo suyo y va aquietando los bríos aventureros.

Sin tregua

Luego de atravesar curiosas formaciones pétreas se acercaba la primera puerta ubicada sobre el risco de plata, una curiosa formación de piedras redondeadas que tiene una espalda con un desnivel de casi 10 metros. Los primeros equipos prescindieron de la cuerda de seguridad y se fueron rápidamente en busca del lomo de ballena. La formación, que asoma sobre el valle, simula perfectamente un cetáceo encallado a 350 metros de altura. Luego de caminar los 100 metros del lomo, siguieron faldeando todo el cordón noreste. El sendero subía y bajaba entre helechos verde intenso y la fila iba cosiendo la geografía con cientos de colores.

El trazado giró en un abra pequeña y se enfrentó con la "nariz chata", que remata la formación del Bilbao. Cruzando la quebrada, la trepada entregó un manantial escondido entre retamas y, luego, un pedrero chico y las bochas desnudas preanunciaron la primera de las cumbres. La hilera no se cortó ni ante la máxima exigencia. Desde este lugar se divisaba el punto trigonométrico que marca el Bilbao o San Luis, con sus 453 metros. La bandera marcaba allí la puerta número 3, comienzo del descenso.

La canaleta empinada marca una bajada que se precipita hacia un cañadón angosto que se lleva el agua de la cumbre cuando a la lluvia se le ocurre visitar la soledad de estos terrenos altos. La carrera se normalizó copiando los desniveles más próximos a la llanura. Sin embargo, el pajonal pampeano presentaba sus credenciales de maraña cerrada y volvió a complicar el desarrollo. La esperada definición sería en los últimos metros.

La cola rodeó ordenadamente el maizal, cruzó un zanjón y dibujó el contorno de la soja intensamente verde. Luego, buscó el primer escalón del Redondo, última puerta. El final estaba próximo. Los gritos de aliento entre los equipos son en esos momentos más largos que los pasos cortos que preparan el asalto final. Con la única referencia de las banderas que se sacudían en la cima, los intrépidos elegían el costado de una antigua explotación, conformado por mazos gigantes, para trepar. Los primeros diez equipos no se dieron tregua. Luego del chequeo de los controles en la puerta se lanzaron buscando los árboles, que ocultaban los hangares. El público en ese momento constituía la mejor referencia hacia dónde apuntar.

La llegada de los dioses

Antes de la llegada acechaba el último obstáculo, una tranquera de barandas altas cerrada, que obligaba a recurrir al alambre del costado. Seis equipos llegaron soldados hasta ese punto. Después se produjo un remate violento, sostenido por la enjundia y la emoción. El primer puesto se lo llevó "Tábano sin Cabeza", relegando por segundos a "Dos de Cuatro", equipo de los hermanos Hernán y Ariel Gopar. Ambos equipos tienen raíces tandilenses. Terceros arribaron Jorge Ortubay y Jorge Silva, del equipo "Aguilas". Luego llegaron "Peor es Nada", de Fernando Silva, Cristian Flores, y "Stepleclease", de Ramiro Paris y Pablo Agueria.

Por su parte la categoría mixta tuvo como ganador a "Mocoreta Team II", equipo integrado por Luis González y Stella Corrado. "La Cascada Team", con Fernanda San Martín y Nicolás Favasuli, fue segundo, y "El Quinto elemento", de Nancy Carabajal y Emiliano Tentella, arribó tercero. Luego se ubicaron "Por mis hijos" (Alicia Villarruel y Claudio Ulibarri) y "Los Escu" (Gustavo y Sandra Escudero). Las damas tuvieron, como en el resto de las categorías, nuevas ganadoras. En este caso, triunfó el equipo "Las Indias", de Andrea Obrejón y Verónica Rivas. Segundas arribaron Paula Senor y Lilian Saraví, integrantes de "los Robles", y luego se ubicaron "Armas Biológicas" (Agustina Deza y Mónica Barg), "Esperando la Carroza" (Juliana Berdiñas y Andrea Ferrari), mientras que el último escalón del podio de las diosas fue para "No se vayan ya llegamos" (María Eugenia Fernández y Cristina Carrasco).

Los primeros equipo en el orden de llegada de los caminantes fueron "Lagunak", integrado por Valeria Aramburu y Zulma Flora, y "Fieras en las sierras", con Federico Hansen y Diego Simón.

Por la noche, en el predio del Balneario del Sol, los dioses tuvieron su fiesta con video, sorteos y, por supuesto, los premios para todos los ganadores. La próxima etapa, prevista para el mes de abril, promete más acción y volverá a convocar el espíritu de aventura de estos modernos conquistadores.

 

 

Nota:

e-mail: info@gruposierras.com
web: www.gruposierras.com/espiritudelosdioses/

Toda la información del circuito El Espíritu de los Dioses está en el Informe Especial que se publica en el portal.




Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país