El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Excursión a la Loma Matacaballos

Diego Villafañe -
Experto Aventurarse

El 20 de mayo a las 13 horas, con cielo parcialmente nublado y temperatura de 14°, partimos desde nuestro local base en el Cerro de las Rosas, Córdoba. Participamos en esta excursión doce ciclistas: Darío (debutante en nuestras salidas), Rubén, Franco, Eduardo, Jorge, Armando, Marcelo, Raúl, Miguel, Gabriel, Iván (coordinador) y Diego (guía).

Al arribar a Cosquín, nos detuvimos junto a la popular plaza Próspero Molina (donde se realiza el Festival Nacional de Folclore), bajamos las bikes del trailer y luego de los clásicos preparativos y acondicionamientos previos, comenzamos el pedaleo, con suave ritmo, para calentar bien nuestros músculos. Más adelante abandonamos el camino pavimentado y comenzamos un sostenido descenso bordeando el río Yuspe, que nos acompañaba con su sinuoso recorrido. Nos sorprendió con su buen caudal y sus cristalinas aguas, lque nos invitaban a refrescarnos, pero ¡¡imposible!! La temperatura era de 12° y estaba seminublado, ideal para pedalear y deterse poco.

Luego de pasar por el pequeño y pintoresco dique Las Galerías, cruzamos el arroyo y comenzamos una corta pero exigente trepada hasta las proximidades de Molinari, donde continuamos por el camino de tierra que se dirige a Characato. El grupo avanzaba con muy buen ritmo, reagrupándonos de tanto en tanto para aguardar a algunos pedalistas que regulan más que otros.

Comenzamos una nueva etapa, casi toda en ascenso; hasta Loma Matacaballos hay que superar un desnivel de casi 280 metros. Es aquí donde comenzó a hacerse más marcada la diferencia de velocidad entre los más y los menos entrenados. En esta etapa se destacó Miguel, que llegó primero a Loma Matacaballos con gran ritmo. De lejos lo seguían Jorge, Raúl, Franco y Eduardo, y más allá Armando, Gabriel y Marcelo. Cierra el grupo Iván que acompaña a Darío, quien se encuentra algo agotado, ya que esta es su primera experiencia en este tipo de salidas y aún no ha encontrado su ritmo óptimo. Pero por suerte para los más cansados, ya habíamos superado la parte más dura de la jornada, físicamente hablando. Quedaba aún la parte de descenso por huella y sendero hasta el río Yuspe.

Algo inquietos por el persistente y fresco viento que castigaba nuestro entusiasmo, y después de algunos minutos de descanso en los que ingerimos algunos alimentos energéticos, continuamos viaje. Abandonamos el camino a Characato y continuamos por una senda escasamente marcada, que luego de algunos metros de descenso cruza la línea del gasoducto que se colocó en esta región hace aproximadamente dos años. El descenso se tornó cada vez más técnico y exigente, saltamos varias tranqueras y en la radical bajada al arroyo Carnerio Miguel sufrió una aparatosa caída, sin consecuencias debido a la buena aptitud para "rodar" de nuestro amigo ciclista. ¡¡¡Felicitaciones, muy buena caída!!! Muy estética y sin un solo raspón.

Al llegar al arroyo Carnerio tuvimos que descalzarnos para cruzarlo, ya que traía mucho agua y la temperatura no estaba apta para mojarse los pies. De paso aprovechamos para descansar algunos minutos, antes de continuar con la tremenda pero corta trepada que sigue a continuación. Mientras nos calzábamos nuevamente, cruzamos el arroyo y pasó junto a nosotros un jinete local, que saludó atentamente, sin sorprenderse con nuestra presencia en estos aislados y poco frecuentados parajes. Por suerte, este paisano pudo discriminar entre una bicicleta y una moto, una asociación bastante frecuente que nos perjudica notablemente, ya que se confunda la actitud a veces destructiva y contaminante de las motos y quienes las conducen con la actitud normalmente ecologista y reflexiva de los ciclistas.

Apenas terminado el duro ascenso continuamos descendiendo, saltamos otras dos tranqueras y empalmamos ahora con la irregular y muy movida huella que en fuerte ascenso se dirige hacia cerro El Manzano (circuito Cumbre de Tasti). En esta oportunidad continuamos con el descenso hacia el río Yuspe. Dada la dificultad física y técnica de este recorrido nos encontramos con muy buen promedio de tiempo, avanzando sin problemas técnicos ni mecánicos en ninguna de las bicis.

A esta altura del recorrido salió el sol, que le dio un espectacular colorido al sinuoso río Yuspe a la altura del puente Zuviría, en San Buenaventura. Desde este paradisíaco paraje realizamos el último ascenso (800 metros). Al finalizar, sólo nos restaba el descenso final de 6 kilómetros hasta la plaza Próspero Molina, en el centro de Cosquín. En este último tramo, Armando sufrió la única pinchadura de neumáticos de esta excursión. La reparamos rápido, continuamos y nos reencontramos todos sanos y salvos en la plaza mencionada, donde nos aguardaba el móvil de apoyo y transporte. Después de intercambiar algunos comentarios y bromas varias para nuestro debutante, cargamos las bikes al trailer y dimos por finalizada la excursión de esta jornada. Luego de algunas elongaciones e ingerir algunos alimentos, emprendimos el retorno a la ciudad de Córdoba. A las 19.25, arribamos a nuestro local base de Arrate Bicycle en el Cerro de las Rosas, donde se produjo la despedida y desconcentración.


FICHA TECNICA

Distancia total recorrida: 31,27 kilómetros.
Tiempo total del ejercicio
: 2 horas, 39 minutos 55 segundos.
Promedio de velocidad
: 15,70 km/h.
Velocidad máxima
: 56,90 km/h.
Tiempo total de pedaleo
: 2 horas 00 minutos 16 segundos.
Cota más alta
: 1050 metros. Loma Matacaballos.
Cota más baja
: 690 metros. Cosquin.
Desnivel acumulado (total de metros ascendidos)
: 708 m.
Temperatura mínima
: 11°C, en Loma Matacaballos.
Temperatura máxima
: 14°C, En el puente Zuviría.

 

 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país