El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Volcán Lanín a pleno
Ariel Loscerbo - Aventurero

La pasión por realizar una actividad como el andinismo en la Cordillera de Los Andes nació allá por el año 1987 cuando mi padre me llevó a El Bolsón de visita a unos tíos y escalamos el cerro Piltriquitrón, una cadena de picos de la precordillera.

Si bien fue un trekking de día completo, con almuerzo cerca del refugio y ascensión hasta la cumbre, fue una experiencia que marcó mi vida a tal punto que adopté a la escalada, desde ese momento, como hobbie. La sensación de pequeñez que se siente al mirar el vasto valle y la cordillera que te llama a gritos, es más que suficiente para darte cuenta que Dios existe y que es grande.

El domingo 7 de febrero de 1999 llegué a la base del Volcán Lanín a las 23:00 y lo único que abierto en el cruce de la ruta y en la ruta de entrada al volcán era gendarmería. Como mi compañero Aldo Casella estaba acampando en el Lago Tromen, a tres kilómetros de ese punto, y no tenía forma de ir a pie por la avanzada hora y porque la entrada a ese camping estaba cerrada, decidí quedarme en gendarmería.

Los muchachos me facilitaron un catre en un galpón que tenían a unos 100 metros del lugar. Entre el olor a humedad y el miedo de que las ratas me saquen de paseo, pasé una noche sin sobresaltos pero con bastante frío que penetraba por una ventana sin vidrios.

La luz y el frío que entraban por esa ventana, me despertaron, la mañana del 8 de febrero. Empaqué lo que me quedaba fuera de la mochila y, una vez que agradecí a los gendarmes, tomé el camino que lleva al Lago Tromen, en la cara norte del volcán.

Caminé casi 3 Kilómetros con la mochila en la espalda -aproximadamente 38 Kilos- y la carpa de alta montaña en la mano derecha. Luego de una caminata de unos 45 minutos se abrió a mis pies el Lago Tromen. De agua fresca y clara, en él se vuelcan las aguas del Arroyo Correntoso y el Río Turbio, ambos provenientes de los glaciares superiores del Lanín.

Eran las 8:00 de la mañana y en el camping, que es agreste, sólo había despiertos un par de pescadores de truchas, que se veían en el lago. Luego de un rato se levantaron mi compañero y su esposa que lo estaba acompañaba y desayunamos una suculenta leche con granola, almendras y pasas de uva mientras preparábamos las mochilas para la ascensión.

Ya eran las 11:00 cuando cargamos el auto y encaramos a los guardaparques para la rutina de los permisos. Una vez realizada la parte legal salimos por el sendero que comienza en las proximidades de la seccional del guardaparque, pasando detrás del puesto de Gendarmería.


Luego de cruzar un bosque de lengas se llega fácilmente a la base del volcán que se encuentra a 1000 metros sobre el nivel del mar y, a las 12:00 comenzamos la ascensión. La marcha comenzó normal, sobre la ruta principal que nos llevaría a la espina de pescado, ruta que íbamos a tomar para hacer noche en el C.A.J.A. (refugio del Club Andino Junín de los Andes). Durante más de una hora estuvimos subiendo, con las ocasionales paradas a "mojarnos los labios" y poco antes de las 14:00 paramos a comer.

Como no andábamos con muchas ganas de cocinar abrimos un par de latas de lentejas y porotos preparados y las terminamos enseguida, mientras admirábamos las formaciones rocosas y el Arroyo Turbio, que bajaba varios metros por debajo de nosotros. Luego, seguimos camino hasta el cruce y tomamos la Espina de Pescado. Después de un buen rato el camino se tornó mucho más tortuoso y escarpado e hicimos varias paradas lógicas para tomar agua y sacar algunas fotos a las rocas y la cascada que formaba el arroyo de deshielo de los glaciares. Pronto lo avistaríamos desde más cerca .

La subida se hacía difícil, por el equipo que estábamos llevando y el exceso de comida. Pero no era imposible, gracias a los bastones y nuestro continuo zigzagueo. Cerca de las 17:00 horas distinguiríamos a lo lejos el refugio del Ejército Argentino, que se encuentra en la ruta de la espina de pescado a unos 2400 metros. Allí nos encontramos con un grupo que había comenzado a subir temprano en la mañana.

Descansamos un rato y cargamos agua en el glaciar, que estaba en pleno deshielo, a unos 100 metros del refugio. Una vez repuestos seguimos por el filo derecho de la lengua del glaciar bordeando una pared natural de 90º que se alzaba a nuestra derecha.

El camino era angosto y el cansancio estaba tratando de hacernos equivocar, pero al final llegamos al C.A.J.A. descargamos nuestras mochilas y nos dispusimos a descansar. Eran las 18:15 y pronto llegó un grupo de siete personas, tres de los cuales se quedaron a pasar la noche en nuestro refugio. El resto siguió camino hacia abajo.

Hicimos amistad con nuestros compañeros de refugio, y nos dispusimos a comer -fuccile a los cuatro quesos- que cociné adentro, con un fueguito del calentador que calentó el ambiente en unos pocos minutos. Por no ser cocinero a Aldo le tocó la peor parte: lavar la olla con hielo, cosa que hizo que los dedos, luego de unos días, comenzaran a pelársele.

Nos fuimos a dormir a eso de las 21:30 mientras nuestros compañeros de refugio cocinaban, no sin antes poner el despertador a las 5:00 de la mañana. Afuera había viento y mucho frío. Sonó el despertador, y me despertaron todos para que lo apagara.

Tomamos un mate cocido y, dejando algunas cosas innecesarias en el refugio, partimos a las 6:00, abrigados hasta los dientes con los polares y camperas. Tomamos pronto una lengua de hielo donde nos calzamos los grampones y comenzamos a subir por cuanto manchón de nieve se nos cruzara. Esto hacía que nuestra subida sea más segura y tranquila. Mientras íbamos subiendo comíamos chocolates, almendras y pasas de uva para que nos dé calorías suficientes para la ascensión.

Luego de un buen rato de escalada, nos superaron dos suizos que venían a gran velocidad, y luego los perdimos tras unas rocas. Subíamos por la ruta que estaban haciendo los suizos, pero no tuvimos la suerte de encontrarlos y luego perdimos la ruta, cosa que nos desviaría hasta la cara oeste. Esto iba a dificultar un poco más la subida, pero no la iba a hacer imposible.

La ascensión se tornaba cada vez más empinada y dimos con una pared que no teníamos ni idea por donde subir. Buscamos la forma de sobrepasarla y luego de un rato de ascensión encontramos el arroyo que nos había acompañado por los comienzos de la ascensión, con la diferencia que en este punto era sólo un hilo de agua, donde cargamos agua y descansamos un poco. Desde ese lugar pudimos ver el descenso de unos militares que nos indicaron por dónde subir.

Estábamos a un paso de la falsa cumbre, así que tomamos nuestras cosas y seguimos el ascenso. Y allí estaba. La falsa cumbre, que dejaba ver a sus pies el inmenso glaciar que cubre la cumbre. Tomamos camino por el glaciar con sumo cuidado, con los bastones siempre hacia delante para descubrir las grietas que se nos presentaban. Y de repente estábamos en la cumbre. Una sensación intensa, que emociona el alma y empequeñece al ser humano. Allí es donde Dios se ve más cerca, donde el hombre se da cuenta de lo poco que es en tanta inmensidad.

Al sur se alzaba el Tronador, casi imperceptible por la bruma de la distancia y a nuestros pies los lagos Huechulaufquen y Paimún. Al oeste estaban el Villarrica y el Volcán Partido del lado chileno. Al noroeste podíamos ver el Llaima en actividad y al norte muy pero muy lejos el Volcán Domuyo, que sería al año siguiente nuestro punto de encuentro.

Luego de varias fotos comenzamos el descenso por el acarreo, que se hizo bastante más sencillo que la ascensión. Fuimos siguiendo las huellas de los militares que bajaron antes de nosotros y tomamos por el sector de las piedras sueltas. Luego de un rato bastante largo, tomamos por las lenguas de hielo por donde habíamos subido, lo que nos facilitaba la bajada, porque se hundían nuestras botas en la nieve blanda.

A eso de las 18:00 llegamos al C.A.J.A. Tomamos nuestras pertenencias -las que habíamos dejado para una mejor subida- y continuamos camino hacia la base.

Llegamos hasta el refugio del Ejército Argentino y seguimos por la ruta de la Espina del Pescado, pero con tanta buena suerte que nos desviamos hacia el oeste un poco, lo suficiente como para tomar la ruta de la canaleta, que zigzagueando nos llevó hasta el cruce de las rutas Espina de Pescado y Mulas. Todo transcurría mientras el sol se ponía a nuestras espaldas. De pronto descubrimos que una de nuestras linternas, la mía, se había roto, así que apelamos a nuestro instinto y nos aferramos a nuestros bastones, que apenas podíamos ver gracias a la pequeña linterna de Aldo que, por fortuna, funcionaba.

Así llegamos lentamente hasta la base del volcán a las 23:00, ya extenuados, y donde nos esperaba la esposa de Aldo con sus dos hijas para devolvernos a las orillas del Lago Tromen donde pasamos el día siguiente descansando y disfrutando de momentos inolvidables.

Recomendamos esta aventura, pero no se olviden nunca de la seguridad y el entrenamiento previo.

Ariel Loscerbo: Andinista de San Martín, Buenos Aires, Argentina.

e-mail: aloscerbo@hotmail.com

 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país