El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Deporte Orientación: lo que hay que saber, parte II
Lorena Kleinmann - Experto Aventurarse

En la primera parte de este informe sobre el Deporte Orientación, les comenté en primer lugar los alcances y posibilidades que la actividad encierra, así como las relaciones cercanas que ésta tiene con otros deportes en la naturaleza. Mostré también que la orientación puede ser practicada por personas con muy diferente preparación y que, en cualquier caso, se trata de una actividad formativa de carácter integral. Por último, desarrollé algo acerca de los elementos principales utilizados en la orientación, a saber: el mapa y la brújula. Llega el momento, entonces, de nombrar aquellos elementos que, aunque no principales, complementan a los anteriormente nombrados. (Ver: Deporte Orientación: lo que hay que saber, parte I).

Los controles. Las marcas en el plano se hacen en color rojo-violeta y cumplen lo siguiente:

  • Salida: un triángulo de 7 milímetros de lado.
  • Controles: un círculo de 5 a 6 milímetros de diámetro.
  • Meta: dos círculos concéntricos de 5 y 7 milímetros de diámetro.
  • Todo el recorrido (los círculos) se une con líneas rectas.
  • Todos los controles se numeran correlativamente y los números están orientados hacia el norte.
  • El centro del triángulo (o círculos) muestra la posición exacta del elemento donde está colocada la baliza.

Las marcas del terreno cumplen lo siguiente:

  • Cada control está marcado por una baliza de tela en forma de prisma triangular, hecha con cuadrados de 30 centímetros de lado. Cada cuadrado está dividido diagonalmente en dos partes iguales, una de color naranja y otra blanco.
  • La baliza es visible cuando el orientador ha alcanzado el elemento en el que está colocada.
  • Cada baliza tendrá al menos un elemento para marcar (en las carreras se coloca una pinza claveteada para marcar en una tarjeta).
  • Cada control está identificado por un código. Este se especifica junto a la descripción del control y puede ser un número o una letra. En el primer caso siempre empieza a partir del número 31.

Tarjeta de control. Este elemento se usa para certificar el paso de cada orientador por cada uno de los controles. Para ello se entrega al orientador junto con el plano y se le recoge a la llegada para comprobar las anotaciones.

Descripción de controles. El propósito de la descripción de controles es dar una mayor precisión a la imagen que nos da el mapa sobre el lugar donde se encuentra colocada la baliza. Existe una simbología internacional para la descripción de los controles que evita utilizar el lenguaje determinado de un país concreto. También existe un modelo de ficha para la descripción de controles dividida en columnas, cada una de ellas para una información determinada.

Técnicas básicas de orientación

Muchas son las técnicas que existen para facilitar y mejorar la orientación de una persona en el bosque. Ahora bien, un buen orientador no tiene porqué ser aquel que conoce muchas técnicas, sino quien conoce y desarrolla bien pocas técnicas, aplicándolas en el momento oportuno. En general, dichas técnicas son el resultado de la combinación de los usos del mapa y la brújula y se basan en intentar conocer, en todo momento, el lugar donde nos encontramos y, a partir de aquí, tratar de alcanzar los puntos marcados en el mapa, tan sencilla y rápidamente como sea posible.

Existen dos métodos para orientar el mapa:

  • Uno, por medio de la brújula, ya explicado anteriormente.
  • Otro, por medio de detalles que identificamos sobre el terreno.

Para orientar el mapa por medio de detalles del terreno, primeramente observaremos algunos de éstos alrededor de donde nos encontramos y, a continuación, trataremos de localizar los mismos en el mapa. Una vez identificados, giraremos el mapa hasta que se encuentre en la misma dirección que los detalles que estamos observando en el terreno. A continuación, tendremos el mapa ya orientado.

Al llegar a un cruce, al cambiar de caminos, al seguir un arroyo, etc., el mapa debe cambiar de posición, adaptándolo en la dirección que seguimos. Es un error muy frecuente en los orientadores con poca experiencia, mantener el plano con las letras y títulos en la posición correcta para ser leídos. Un buen orientador debe tener el plano orientado en todo momento con respecto al terreno, sin importarle el texto que pueda figurar en la hoja.

Esta técnica básica de mantener siempre orientado el mapa durante la competición, se complementa con la técnica popularmente llamada del "pulgar". Al tiempo que llevamos el mapa en la mano, con el dedo pulgar de dicha mano vamos señalando en el mapa el lugar donde nos encontramos. Conforme nos movemos sobre el terreno, el dedo se va moviendo sobre el mapa. De este modo sabemos en todo momento nuestra posición, ganando tiempo cada vez que miramos el mapa.

Esta técnica no solamente ahorra tiempo, sino que ayuda a no cometer errores que ocurren a veces con dos áreas próximas que tienen detalles importantes similares.

Aproximación por medio del mapa

Para realizar la mayor parte del recorrido entre controles utilizaremos la información que nos ofrece el mapa. La brújula, en este caso, sólo es utilizada por los orientadores para orientar el mapa y conocer la dirección de la ruta que van a seguir, a no ser que la distancia existente entre dos controles sea pequeña (50- 200 metros), en cuyo caso se tomará rumbo y se irá directamente con mucho cuidado.

Generalmente para desplazarnos de un control a otro trataremos de progresar a través de detalles que se destaquen en el terreno y que sean fácilmente identificables en el mapa. Estos pueden ser detalles hechos por el hombre, como caminos, sendas, pequeños puentes, vallas, etc., o detalles naturales como surcos o arroyos, lo que conoceremos como elementos lineales.

En esta primera parte del recorrido hacia el control, nos olvidaremos de todos los pequeños detalles que estén dibujados en el mapa; solamente estaremos interesados en aquellos que se destaquen sobre el terreno y que nos confirmen que vamos por la ruta deseada. Es una pérdida de tiempo tratar de comprobar todos los elementos que surjan a nuestro paso. Ej.: Un billete de U$S 100.

Habiendo logrado desviar nuestra atención de los pequeños detalles que encontramos a nuestro paso, se tratará de elaborar en nuestra mente un mapa que reúna los grandes detalles, fáciles de localizar en nuestra ruta.

Uno de estos detalles próximos al control se empleará como punto de ataque. Este deberá de estar situado tan próximo al control como sea posible y destacarse del terreno para que sea de fácil localización, de manera que nos permita llegar hasta él de un modo rápido, sin muchas comprobaciones y sin temor a no encontrarlo. Una vez llegados al punto de ataque nos encontraremos ya cerca del control, por lo que tendremos que usar otra técnica en esta parte final.

Aproximación al control y cálculo de distancias

Algunas veces el control que tratamos de encontrar estará situado en algún detalle tan destacable en el terreno que no será necesario utilizar un punto de ataque. Pero, generalmente, los controles en la mayoría de los recorridos se encontrarán en lugares donde será necesario utilizar un punto de ataque para llegar a ellos con seguridad. La aproximación final desde el punto de ataque al detalle donde se encuentra situado el control, se realizará generalmente usando la brújula con precisión. Este es el único medio para llegar directamente a un control en un lugar donde escasean los detalles. Siempre que utilicemos la brújula para dirigirnos desde el punto de ataque al control, tendremos en cuenta lo siguiente:

  • Si el punto es pequeño o está alejado, nos deberemos detener completamente cada vez que deseemos observar la dirección que nos marca la brújula y nos aseguraremos de mantenerla completamente horizontal.
  • Los concursantes deben contar pasos durante el trayecto, para conocer la distancia que se ha recorrido en todo momento.

Hay que tener en cuenta que este es el lugar más peligroso de todo el trayecto y donde más errores se cometen. No nos debe importar si perdemos aquí algunos segundos, ya que obtendremos de este modo una mayor certeza en las mediciones y esto nos evitará incurrir en errores que nos harán perder mucho más tiempo.

Cuando en el área donde se encuentra el control existan muchos detalles, la aproximación desde el punto de ataque al control por medio de la brújula será completada con el uso del mapa. Para ello, a la vez que seguimos el rumbo marcado por la brújula, debemos comprobar todos los detalles que encontramos a nuestro paso.
Como hemos dicho anteriormente, es muy importante en todo momento conocer la distancia que hemos recorrido hacia el control.

Talonamiento. La técnica para el cálculo de distancias es muy sencilla, pero se necesita mucha práctica para tener un perfecto dominio de ella. Lo primero que hay que hacer es recorrer varias veces una distancia determinada (100 metros, en general) sobre un terreno llano, contando el número de veces que se apoya un mismo pie, sea el derecho o el izquierdo. Una vez conocido el número de pisadas, ya conocemos cuántos dobles pasos tenemos en 100 metros. Si el resultado es distinto en las diferentes mediciones hallaremos la media entre todas.

Naturalmente, estas mediciones serán solamente válidas cuando corramos en terreno llano y sin ningún obstáculo, siendo diferentes si corremos en bosque o en terreno variado. El mejor medio para averiguar la medida en que nos afectan los accidentes del terreno es correr la misma distancia en diversos tipos de terreno contando el número de pasos. Así, conoceremos el promedio de error por cien metros y, por lo tanto, cuántos tendremos que aumentar cuando vamos cuesta arriba y cuántos tendremos que reducir cuando corramos cuesta abajo.

Posibilidades educativas

  • Encontrar mi casa
  • Cambio de sitio
  • Seguir la flecha
  • Dibujar el plano del gimnasio
  • Marcar itinerarios
  • Cuadricular el plano
  • Las coordenadas en el plano
  • Paseos con itinerario marcado
  • Actividades de orientación por los astros, corteza de árboles
  • Los mensajes
  • Paseo al aire libre con mapa
  • Marcha por etapas
  • Encontrar las claves ocultas
  • Ejercicios de orientar planos
  • Ejercicios con escalas y distancias
  • El dibujo oculto
  • Juego de marcaje de rumbos
  • El zig- zag
  • En busca del tesoro perdido
  • El juego de las misiones
  • Carreras de orientación adaptadas
  • Carreras con controles en los puntos de decisión
  • Carreras con algún control fuera de los puntos de decisión
  • Carreras con algún control fuera de la línea de apoyo
  • Carreras con libre elección de ruta
  • Carreras con punto de ataque señalizado
  • Juego de rumbos para conocer un pueblo
  • Cross de orientación
  • Las diez pistas
  • Recorrido de orientación con dibujos
  • La clave secreta
  • Los investigadores
  • Carrera de orientación con preguntas y respuestas
  • La palabra escondida
  • Las pruebas de shaolin

Reglamento de orientación

Todas las pruebas de orientación en España (para poner un ejemplo) deben regularse por el reglamento de la Agrupación Española de Clubes de Orientación (A.E.C.O.) que es la encargada en España de la organización y reglamentación del Deporte Orientación. Los artículos que a continuación se exponen, resumen el espíritu del reglamento:

  1. La hora de salida de cada participante será válida, aunque éste tome la salida con retraso.
  2. La asistencia entre participantes está prohibida absolutamente, salvo en caso de accidentes.
  3. Los orientadores deben realizar todo su recorrido en silencio.
  4. Está prohibido seguir deliberadamente a otro participante para aprovecharse de su sentido de orientación.
  5. El participante que no encuentre algún control está eliminado.
  6. El recorrido no es válido más que en el caso de que todos los controles sean encontrados en el orden impuesto.
  7. Si un corredor se retira debe quitarse el dorsal y dirigirse directamente a la llegada o a la salida para prevenir a los organizadores y avisarles de la finalización de su recorrido. No debe influenciar nunca a los que sigan en la participación.
  8. Los participantes deben respetar las zonas cultivadas y las propiedades privadas. Está prohibido atravesar las zonas marcadas con rayas rojas en el plano.
  9. El respeto a la naturaleza es una característica fundamental de la orientación; todos los participantes deben mantener la zona de la prueba y las de salida y meta limpias.
  10. La deportividad del corredor de orientación es un principio fundamental. El respeto total de las reglas anteriores debe ser la primera preocupación de cada participante.

 

Nota:

Fotos: http://labaliza.iespana.es




Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país