El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Paracaidismo en Rosario, Argentina
Gabriel Grela - Experto Aventurarse

El Training Camp de paracaidismo es un evento especial para los que disfrutamos el saltar desde un avión y hacer caída libre. No somos muchos, pero sí apasionados. Además, cada año son más los que encuentran el placer en esto y tienen interés por aprender sus secretos. La fecha del 18 al 21 de agosto de 2000 nos congregó en Rosario, una de las más bellas ciudades de la Argentina, en la provincia de Santa Fe.

Este evento, que se hace sólo una vez al año, es prácticamente, la única posibilidad que tenemos los paracaidistas de este lugarcito del planeta de participar de un Training de Formaciones en Caída Libre.

Era una actividad necesaria porque es, además, el único evento anual de paracaidismo, en el que se pone el acento en aprender, con experimentados paracaidistas nacionales y alguna que otra figura internacional. Quienes más lo aprovechan son los skydivers nuevos y los que tienen ya una experiencia media, puesto que tienen la posibilidad de saltar y aprender de gente que posee más experiencia y saltos.

En sus comienzos, este encuentro tenía como finalidad sólo la realización de Formaciones en Caída Libre. En 1999 se hizo la formación más grande en caída libre de la Argentina hasta ese momento.

En esta oportunidad también contamos con coachs de Free Fly, una disciplina que se difundió muchísimo los últimos años. En la Argentina hay muy buenos exponentes que no tienen nada que envidiar al Free Fly de nivel internacional.

Que comience la función

El plan, en esta ocasión, consistía en hacer saltos grandes desde dos aviones: un Twin Otter, donde entran unas veinte personas y un Casa 212, que puede albergar a más de veinticinco.

Mi función en el evento era la de ser uno de los coach con los que la gente saltaría. El último día, juntaríamos a todos los grupos para hacer las formaciones más grandes.

El organizador de todo este evento, Gustavo Cabana, además de ser un excelente camarógrafo de nivel internacional, fue el cámara de nuestro equipo de "cuatro" con el que nos preparábamos en ese momento para competir en el campeonato de nuestro país.

Desde el viernes comenzaban a llegar a Rosario varios paracaidistas, sobre todo de Uruguay y Paraguay. Empezamos por la tarde a saltar relajadamente desde el Twin Otter. El paisaje era fabuloso: el río, el atardecer, la gente en el aire. Todo estaba como queríamos.

El sábado, ya con muchos más paracaidistas inscriptos, armamos los grupos según el nivel de experiencia y cantidad de saltos. Los grupos más avanzados de formaciones estaban a cargo de Bob Hallet.

Bob es el dueño de Skydive De Land, en Florida, Estados Unidos, una de las zonas de salto más prestigiosas del mundo. Fue contratado por la organización y resultó un acierto. A la calidad de persona que es Bob, agrega la gran experiencia que posee, con 14000 saltos en sus 28 años de actividad.

Al mismo tiempo, los coachs de Free Fly, unos seis en total, hacían lo suyo con los que querían aprender las artes del vuelo vertical. Para que todo resultara más sencillo, armaban los saltos teniendo en cuenta la experiencia de cada uno.

Desde la mañana del sábado, cuando llegó el Casa 212, nos dedicamos a saltar desde los dos aviones. La mayoría de los saltos fueron filmados y luego analizados para ver lo que estaba bien y lo que se podía mejorar, grupal e individualmente.

Entre el vértigo y el aprendizaje

Ese mismo día y luego de la actividad, se dio un excelente seminario de Free Fly, una de las modalidades más intensas, a cargo de Maxi Cáceres, y otro sobre la experiencia de "Cómo se realizó el récord mundial en Tailandia" a fines de 1999, en la palabra de Guille Gorg y Bob Hallet.

Este seminario sobre el récord mundial resultó muy interesante para todos, por el hecho de saber cómo se organizan saltos de formaciones de 300 personas en caída libre, previo salto a 7500 metros volando con oxígeno, diagramación de la forma de escapar de semejante formación para abrir nuestro paracaídas y otros aspectos técnicos.

Lo increíble es que resultó un récord sin ningún problema de seguridad. No hubo colisiones durante los escapes de la formación ni cuando los paracaídas estuvieron abiertos. También se explicó cómo se realizó el salto masivo, en la plaza de Suanan Lang en pleno centro de Bangkok, Tailandia. Éramos 572 paracaidistas saltando en una de las ciudades más grandes de Asia.

El día domingo no contamos con buen clima, así que nos "resignamos" con un rico asado. Además, nos entretenían esas interminables rondas de "mate" que nunca faltan.

Ya el día lunes, el clima volvió a sonreír. Nos pusimos a saltar desde ambos aviones y tratar, si se podía, de recuperar el domingo perdido. Terminamos con un impresionante 13 way de freefly al atardecer. Cómo toda actividad de fin de semana, al culminar deja la sensación de que debió seguir por unos días más. En fin, así son las cosas. El año próximo volveremos con otro Training Camp.

Sobre la organización, a cargo de Gustavo Cabana y Ariel Juncos, no hubo quejas. Había todo lo necesario para poder realizar buenos saltos, divertirse y aprender. Al training de este año, se inscribieron casi 100 paracaidistas entre los que había muchos con poca experiencia: eso deja bien claro que comprendieron que no solamente servía para para divertirse sino también para aprender.

 

Fotos: Roberto "Ripi" Ripani




Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país