El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Búmerangs: mito y realidad
Ignacio Ferrería - Aventurero

Muchas son las versiones que se han difundido, desde las que dicen que se usó como artefacto de caza, hasta las que dicen que se utilizó como juego o elemento deportivo, tal como se lo usa actualmente. La cuestión es que, como casi todo descubrimiento, el encuentro con el búmerang se debe haber producido por casualidad.

Los hombres siempre han arrojado proyectiles con la mano (piedras, palos), y entre tantos lanzamientos, más de una vez habrán lanzado algún objeto plano, un hueso, una laja, alguna astilla de madera. Como resultado del tiro, ese objeto habrá planeado y volado más allá de lo que lo hubiera hecho de no haber sido plano.

El azar o la casualidad también hicieron lo suyo con el retorno. Alguno de esos artefactos arrojadizos, que seguramente ya eran producidos por la mano humana, con una forma particular y lanzado en un ángulo determinado habrá volado de manera diferente arribando a un punto más o menos cercano al lugar del lanzamiento. Lo brillante de esas mentes fue relacionar ese vuelo con lo plano (planeo) del objeto y el tipo de lanzamiento más la forma particular del búmerang, con el retorno.

Entonces, primero se habrían desarrollado los palos matadores. Estos planeaban, pudiendo abatir a una presa o a un enemigo de guerra, a distancias de hasta 150 metros. El búmerang propiamente dicho se habría utilizado para cazar presas chicas (pájaros en bandada), para bajar frutos de árboles y en alguna forma de entretenimiento. Se desarrolló en Australia (origen más conocido) y en Egipto donde se lo relaciona con la figura sagrada del gato.

Con retorno y sin retorno

El búmerang con retorno, en su corta historia de algo más de doscientos años, fue inventado y desarrollado por los pueblos indígenas australianos y usado como auxiliar de caza, en el adiestramiento de los lanzadores y como objeto de recreación.

Lo precedieron en el tiempo otros tipos de búmerangs que no volvían. Se utilizaba su planeo para llegar lejos, a distancias de tal vez 150 metros. Existen dataciones de esta clase de proyectiles que lo remontan a unos 10.000 años antes del presente.

Los búmerangs sin retorno o palos voladores, fueron utilizados como artefacto de caza por culturas de Sudamérica y Norteamérica, de Egipto y otros pueblos africanos y también por algunos pueblos de la India. Actualmente el lanzamiento del búmerang se encuentra difundido como deporte en Australia, Japón, Europa, Estados Unidos y Canadá.

En mi país, la Argentina, se desarrolló Pulerangs, donde trabajamos hace más de dos años para difundir de esta práctica a través de talleres abiertos de autoconstrucción de búmerangs y jornadas de aprendizaje de lanzamiento. 

Comenzamos en las afueras de la ciudad de La Plata y hoy convivimos con los vientos patagónicos, superando con artificios como flaps, contrapesos y tiros especiales, las restricciones que el aire en movimiento nos impone y desarrollando las técnicas y los diseños.

Búmerangs y búmerangs

Existen infinidad de diseños y diversos materiales con los que se los construye. Se los agrupa en clases, según la disciplina para la que mejor cuadre su vuelo. Precisión, agarradas consecutivas, agarradas rápidas, resistencia, máximo tiempo de vuelo (duración), dobletes, malabares, distancia, estilo libre y una variedad de combinaciones de dos o más disciplinas, son algunas de estas.

Precisión: consiste en trazar círculos concéntricos sobre el pasto, como un blanco. Después de lanzar el búmerang desde el círculo central, se otorga el máximo puntaje a los tiros que retornen al lugar. El puntaje disminuye a medida que el artefacto retorna a los anillos más alejados.

Agarradas consecutivas: los búmerangs que se utilizan para esta disciplina tienen generalmente un vuelo corto, bien circular y con un tirabuzón final duradero y estable. Como el objetivo es conseguir agarrar el búmerang la mayor cantidad de veces consecutivas posibles sin que éste caiga al piso, los modelos que se utilizan requieren de cierta facilidad para ser agarrados. Los modelos de tres o cuatro palas o alas, están diseñados especialmente para esta práctica. Otros diseños, aunque carecen de esas tres o cuatro palas, también se comportan satisfactoriamente.

Agarradas rápidas: consiste en arrojar un búmerang con un vuelo corto y rápido, atajándolo cinco veces consecutivas sin que se caiga, y en el menor tiempo posible.

Resistencia: se busca conseguir la mayor cantidad de agarradas en cinco minutos.

Máximo tiempo de vuelo: se practica con búmerangs que tienen una gran superficie alar y bajo peso. Aunque resulte increíble, los tiempos de planeo que se han conseguido con estos búmerangs superan los quince minutos.

Dobletes: se arrojan dos búmerangs a la vez en la misma mano. Se puntúa la precisión, las agarradas o ambas.

Malabares: se arrojan dos búmerangs uno detrás de otro, a medida que van retornando se los agarra y se lo vuelve a lanzar. La cuestión consiste en que siempre debe haber uno en el aire y tratar de agarrarlos la mayor cantidad de veces.

Distancia: se consiguen vuelos que se alejan más de cien metros del origen, llegando a más de 150 metros. Uno de los récords obtenidos registra 174 metros. Se utilizan búmerangs muy finos y livianos, en materiales como el aluminio, fibras de carbono y compuestos plásticos como el paxolín, GFK y pertinax. Los búmerangs de distancia fabricados en madera terciada cumplen con rangos que van de 70 a 100 metros.

Las combinaciones incluyen, por ejemplo, precisión con agarradas consecutivas. Se puntúa según los anillos concéntricos y se duplica el valor de los tiros que se consigan sin que caiga el búmerang. Otra opción es arrojar un búmerang de distancia y al instante un búmerang para agarradas rápidas e intentar tirarlo la mayor cantidad de veces posible y agarrarlo sin que caiga antes de que retorne el primer búmerang.

Para conocer algo más sobre búmerangs, sus modelos, técnicas, problemas y soluciones:
web: http://pulerangs.tripod.com

e-mail: pulerangs@smandes.com.ar

 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país