El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

Virú: Por la Tierra del Cañan, Edición 2003
Alain Dueñas Huacasi
- Aventurero


Los poblados de Virú, Huacapongo y Caray (Provincia de Virú, Región La Libertad, Perú) forman parte del antiguo territorio de la Cultura Moche (1000 a.C. - 700 d.C.). Pese al transcurrir del tiempo aquí aun se practican costumbres ancestrales, todas relacionadas con su entorno natural. Los relatos de mitos y leyendas sobre apariciones de dragones y serpientes forman parte del diario vivir.

Algo curioso sucedió, pues hace unos días antes de la carrera, algunos pobladores informaron a las autoridades de Virú del peligro de dichas aguas y el riesgo que podrían correr los participantes.

Los organizadores de Virú: Por la Tierra del Cañan ya habíamos tomado nuestras precauciones, y sobretodo, hicimos un Ritual Sagrado a la Madre Naturaleza (Pachamama), pidiendo permiso para entrar en dicho territorio. Los pobladores estaban preocupados, ya que en la mencionada “Laguna del Dragón” (en el valle de Condornada), hace unas semanas atrás, se había vuelto a ver un gran serpiente con alas, que volaba a un altura regular cerca de la quebrada, y que entre la lluvia de la noche y los rayos fue desapareciendo, muchos pobladores la trataron de seguir y muchos la vieron perderse en las aguas de dicha laguna.

Nosotros entendemos que este tipo de historias son comunes en todos los Andes peruanos, pero igual nos llamó la atención por lo reiterado de sus apariciones en la zona.

La aventura y la adrenalina - Día 2: A sentir la energía

La mayoría de participantes de esta carrera de aventura (llevada a cabo el 27 y 28 de diciembre de 2003) ya conocían los circuitos de la zona, algunos pocos tuvieron que ser asesorados por guías locales y así analizar los detalles en el Plano de Competencia. Desde la ciudad de Trujillo llegamos algunos organizadores junto con una gran cantidad de participantes, ya en la Plaza de Virú todo estaba coordinado, en especial la camioneta 4x4 que sirvió de “liebre”. La policía tenia otra camioneta todo terreno, con la que 15 minutos antes de la partida se hizo un breve recorrido de los primero kilómetros de la ruta, mientras que por sus altavoces se indicaba a los pobladores que por favor dejen la vía libre.

Mientras tanto en la Plaza se daban las palabras de bienvenida a cargo de las autoridades locales y de los organizadores. Minutos después partía la camioneta oficial rumbo a Huacapongo, la idea era llegar con todo el equipo de auxilio y alimento, así viajaban el juez principal quien tenía en uso un GPS y cronómetros especiales para este caso, dos enfermeras del Centro de Salud de Virú, 6 jóvenes de apoyo, y 3 organizadores más... vaya que si entramos todos en dicha movilidad.

Ya en el poblado de Huacapongo, el Alcalde, pobladores y parte del equipo de apoyo nos esperaban desde muy temprano. Aquí fueron llegando los deportistas uno tras otro. La asistencia a cada participante era muy especial, también era notorio el cariño de la gente, pienso que por ser la primera vez que ven este tipo de actividades en su zona.

Una vez se atendió a los deportistas se dio inicio a la segunda etapa rumbo al poblado de Caray, aquí se pudo medir la resistencia de cada deportista, pues el ascenso al Cerro Huacapongo fue hasta 45º de pendiente, y el descenso algo similar, aquí hubieron varias caídas y ciertamente, se observó a mucha gente apostada en la cima de los cerros y laderas para ver a los deportistas a su paso.

Los guerreros al encuentro del Dragón - Etapa de Caminata Caray - Condornada

Kilómetros más arriba todos iban llegando a Caray; apacible poblado a orillas de un río milenario. Uno a uno iban dejando sus bicicletas para continuar con la caminata, que fue hecha en un tiempo record de casi dos horas, el estado físico de los competidores era de lo mejor y al mismo estilo de los “guerreros mochicas”, iban sorteando caminos y senderos. Mientras tanto los jueces sacaban los tiempos oficiales de cada uno en Caray.

Una parte del equipo de Control estaban ya desde temprano en la "Laguna del Dragón”, quienes llevaban consigo los implementos de seguridad y las carpas de auxilio. Ellos pudieron ya recibir a los competidores por la tarde. A partir de las 16:00 hs. y en adelante todos iban llegando y alistando sus mentes para nadar en las aguas míticas. La etapa de natación consistía en llegar al otro lado de la laguna y luego regresar por el otro borde. Así estaba planeado, al menos eso creímos. Pero, no contábamos con el clima y sus cambios bruscos, ya la noche anterior las lluvias se dejaron sentir en las partes altas e hicieron que el nivel del río aumentara considerablemente, hasta ponerse muy peligroso para el paso de normal de la gente.

Las aguas turbias llegaron a la “Laguna del Dragón” y los deportistas solo tuvieron que marcar su tiempo de control de llegada al fin de la caminata para luego retornar hacia Caray. El regreso fue algo más rápido por ser de relativo descenso. Por la noche ya todos cenaron y charlaron sobre lo variado del camino, los misterios de un lugar muy hermoso y variado que habían logrado conocer gracias a esta competencia

El retorno - Día 3: Etapa de Ciclismo Caray - Virú

Ya temprano por la mañana de este día domingo todos estaban listos para regresar a la “civilización”. Con algo de pena algunos deportistas se despedían de los amigos y amigas que habían hecho, en especial de las señoras del Club de Madres de Caray, quienes atendieron con alimentación y alojamiento a todos los visitantes, durante estos dos días.

La partida fue alargada por una hora más, pues este día, la carretera (en la zona de Virú) es transitada por muchos vehículos, y debíamos velar por la seguridad. La camioneta “liebre” tuvo que partir unas dos horas antes con los jueces y periodistas, y regresar otra vez para llevar equipos, implementos y a las personas que apoyaron en cada etapa.

Ya en Virú, la llegada fue emotiva y, con la presencia de mucha gente, la Plaza de Virú fue el escenario natural donde cada deportista era aplaudido y felicitado por el solo hecho de llegar a la meta. La nota tierna la pusieron un grupo de niños que sentados en el “suelo” aplaudían a cada deportista, y se mostraban muy felices.

La premiación fue con la presencia de autoridades locales, luego de lo cual se ofreció un almuerzo en un restaurante turístico de la zona, donde todos compartimos gratos momentos. Al final la confraternidad paso a primer plano y todo terminó en una charla muy amena.

 

 

Nota:

e-mail: staff@turismoaventura.net

Toda la información de Virú: Por la Tierra del Cañan está en el Informe Especial que se publica en el portal.



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país