El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

Merrell Adventure Race 2002, etapa II
Jackie Lanusse
- Colaboradora


Se disputó la segunda etapa del Merrell Adventure Race el domingo 9 de junio en Pinamar, Argentina, con la participación récord de 1346 corredores en equipos de dos integrantes, provenientes de distintas regiones de la Argentina y Uruguay. Los pinamarenses Carlos Siste y Oscar Rodríguez demostraron conocer bien el terreno al atravesar la meta de los 27 kilómetros de suelo arenoso en 1:54:10. La Dirección de Turismo y Deporte de Pinamar y Pinamar S.A. apoyaron el evento y agradecieron la presencia de las 3000 personas que se acercaron a Pinamar a ser parte de esta fiesta. El ambiente fue familiar, ya que los niños tuvieron su propia carrera de aventura, el Running Kids, en donde participaron 214 chicos de entre 5 y 14 años.

Momentos previos

El sábado 8 de junio Pinamar se llenó de gente que se acercó al Hotel del Bosque a la Expo Adventure Race, en donde las empresas relacionadas al mundo de la aventura expusieron sus productos más novedosos. Además en este mismo lugar los competidores retiraron sus pecheras para la competencia y se les entregó agua mineral Villavicencio, barras de cereales Flow, y Gatorade para la carrera. A las 20:00 se realizó la Reunión de Apertura en donde Sebastián Tagle, director de competencia, explicó el recorrido, reforzó el concepto de la importancia de cuidar el medio ambiente, y aconsejó a los corredores que planificaran una adecuada hidratación.

La largada

A las 11:25 los dos helicópteros de la organización anunciaron la largada sobrevolando la playa en un domingo semi nublado. La adrenalina de los competidores, quienes se dividieron en categorías caballeros, damas y mixtos, se notó en la cuenta regresiva que al llegar a cero marcó el comienzo del recorrido de 27 kilómetros a las 11:30. El primer instinto fue correr hacia el mar, en donde la arena es más firme y el esfuerzo menor. Así se formó una hilera interminable de gente con mochilas al hombro que se lanzaba a esta aventura, sin saber qué les depararía el destino cercano.

Por la orilla corrieron los primeros 5 kilómetros hasta un parador conocido como "La Frontera", ahí se adentraron en un sendero por el bosque hasta salir al primer médano que debieron bordear hasta llegar al mar. Esto recién empezaba y el sudor, la sed y el cansancio ya se sentían. Los primeros equipos pasaron como ráfagas, seguidos por una multitud compuesta de aventureros con muchas ganas de desafiarse a sí mismos en un marco totalmente natural.

El desierto

El desierto se extendió durante 10 kilómetros de carrera, y fue la parte más ardua ya que la arena estaba muy suelta, el viento soplaba muy fuerte, y los inmensos médanos obligaban a encarar pendientes muy pronunciadas. Dicen que todo lo que sube baja, pero en este caso estaba en duda si "todo" pudiese subir, aunque con mucha voluntad se lograba superar la prueba. A esta altura de la competencia el cielo se tapó completamente y el día se tornó gris oscuro con lloviznas intermitentes, las cuales complicaron el panorama a los participantes. Atravesaron lagunas, filos, ascensos y descensos.

El bosque

A los 15 kilómetros de carrera ya estaban totalmente inmersos en los bosques de pinares que caracterizan a Pinamar. El viento no se sentía y la lluvia un poco menos, sin embargo el terreno seguía siendo arenoso y las piernas decían basta, los calambres comenzaban a aparecer. A pesar que las dunas fueron la parte más dura, en el bosque todavía restaban varios kilómetros y el cuerpo estaba exhausto, con pocas energías. Los puestos de hidratación de Villavicencio y Gatorade ayudaron a recuperar fuerzas para encarar el último tramo.

La llegada

A los 25 kilómetros atravesaron la cancha de golf y se insertaron otra vez en la playa, el viento volvía a pegar en la frente, pero con el sabor de la llegada a pocos metros, sobre la Avenida Bunge. Esperaban cientos de personas y un grupo de Murga que le dio un colorido muy alegre.

"Los Pinamarenses" cruzaron la meta a las 13:24, logrando un tiempo de carrera de 1:54:10. Oscar Rodríguez había ganado la primer etapa en Tandil con otro compañero. En segundo lugar a 1 minuto y 30 segundos de distancia llegó "Steeplechase", compuesto por Ramiro Paris y Pablo Agueria, oriundos de Mar del Plata y Tandil, quienes habían ganado en Pinamar la edición 2001. Terceros llegaron "Correcaminos de la Costa", de Mar del Plata, Hipólito Cardozo y Manuel Méndez, a 3 minutos del segundo.

En la categoría mixta llegó el "Team Nike" en primer lugar, Florencia Gorchs de Buenos Aires y Jorge Iacobaccio de Moreno tardaron 2:11:20. Segundo el equipo "Asal Team" de Mar del Plata, conformado por Bárbara Buenahora y José Mutti, ambos conocidos triatlonistas, en 2:15:29; y tercero, de Buenos Aires, el equipo "Adidas" de Cecilia Urtubey y Luis Migueles, con 2:17:50.

Las damas tandilenses se llevaron el podio en el primer y segundo puesto. Con 2:38:56 de carrera "Porque Tuvimos Sponsors" de Nancy Carabajal y Stella Corrado fueron las primeras, "Las Indias" de Andrea Obrejón y Verónica Rivas tardaron 2:40:49, y "Almafuerte" de Buenos Aires, compuesto por Dolores Avendaño y Jessica Acerbo llegaron terceras en 2:45:26.

Hasta las cuatro de la tarde seguían llegando competidores a la meta.

Los premios a los ganadores fueron trofeos, calzado deportivo Merrell, indumentaria de Stock Center, e inscripción para el Merrell Adventure Race en Cataratas del Iguazú el 25 de agosto.

La clasificación completa del Merrell Adventure Race se encuentra en el sitio web de la carrera.

Running Kids

Los más chicos no podían ocultar su entusiasmo desde el momento en que pisaron Pinamar. Fueron protagonistas. Tuvieron su espacio. Y la murga los enalteció desde el principio hasta el fin. A las 10:30 del sábado, cuando todavía el sol brillaba se largó el Running Kids, 214 jóvenes aventureros se lanzaron a correr por la playa y el bosque durante 3 y 5 kilómetros, dependiendo de la edad. Todos con mochila al hombro, como lo establece el reglamento.

La carrera no era competitiva, y en los últimos 500 metros los chicos debían tomarse de la mano y llegar juntos a la meta, pauta impuesta por el Club de Corredores para fomentar el compañerismo entre los niños y enseñarles el espíritu de las carreras de aventura en equipo.

Los más pequeños podían correr con los padres, aunque al entrar a la meta lo hacían solos.

Pinamar S.A. obsequió un pino chiquito a los que llegaban.

 

 

Nota:

e-mail: clubdecorredores@clubdecorredores.com
web: www.clubdecorredores.com/adventure/pinamar/2002/

Toda la información del Circuito Merrell Adventure Race 2002 está en el Informe Especial que se publica en el portal.



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país