El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

Desafío Quilmes Talampaya, Edición 2003
Jackie Lanusse
- Colaboradora


Por primera y única vez en la historia, el pasado 15 y 16 de noviembre de 2003, los amantes de la aventura y el deporte pudieron ser protagonistas del Desafío Quilmes Talampaya, la competencia de dos días que los insertó dentro del imponente marco escénico del Parque Nacional Talampaya (La Rioja, Argentina). El área, protegida por su incalculable valor paleontológico y arqueológico, expone fósiles del período Triásico en el cual surgieron los dinosaurios hace 250 millones de años y figuras de arte rupestre que prueban la existencia de vida humana hace mucho tiempo.

En equipos de dos integrantes recorrieron en bicicleta y a pie 45 kilómetros por día por impresionantes cañadones rodeados de rectos y altos paredones de 150 metros formados por notables procesos erosivos. Por la noche acamparon en el Campamento Base establecido por la Organización. Declarado de Interés por el Gobierno de la Provincia de La Rioja el Desafío Quilmes Talampaya fue una vivencia inédita, en donde pudieron compartir con amigos el sabor del encuentro y la aventura. Los ganadores de este gran desafío fueron Ronan Pavón y Pablo Ureta de Vital Center con un tiempo total de carrera de 6:02:25.

Llegando a Talampaya

A partir del medio día comenzaron a llegar los corredores al Parque Nacional Talampaya. Ubicado en el centro oeste de la Provincia de La Rioja, con una superficie de 215000 hectáreas, es uno de los grandes escenarios de la Argentina y esta fue la mejor oportunidad para conocerlo desde adentro.

Ansiosos por comenzar a disfrutar de este desafío, el campamento base se fue poblando con corredores provenientes de distintas partes del país, unidos por una única pasión: el deporte y la aventura. La aridez y la vegetación desértica de la zona fue tomando un nuevo color, a medida que estos nuevos habitantes levantaban sus carpas de todos los colores. El clima ya se hacía sentir y demostraba que iba a tener un rol fundamental en esta aventura. Si bien corría viento, el sol hacía sentir su presencia con mucha fuerza.

Bajo un cielo estrellado y unos increíbles paredones que contorneaban el horizonte, se reunieron todos los corredores para escuchar las palabras, consejos y recomendaciones de Sebastián Tagle, Director del Desafío Quilmes Talampaya. Intrigados por saber con que se encontrarían la mañana siguiente escucharon atentamente y al finalizar la reunión, se prepararon para descansar y estar listos para la 1° etapa de este gran desafío.

El poder del calor

Por primera vez en la historia el Desierto de Talampaya amaneció con 240 corredores que madrugaron para desafiar sus caminos arenosos e internarse en toda su belleza. Listos para la 1° etapa precalentaron por el camino de 4 kilómetros que los llevó al lugar de largada, el sector del Jardín Botánico al pie de dos grandes paredones. Talampaya posee una gran riqueza arqueológica. Las ocupaciones humanas ocurridas entre los años 120 y 1180 de nuestra era utilizaron cuevas y aleros del lugar como viviendas, y se pueden encontrar grabados figurativos y abstractos en las rocas verticales que expresan una fusión armoniosa entre naturaleza y cultura. Esta vez la fusión fue entre deporte y aventura.

Los rectos y rojizos paredones del cañón presentan impactantes alturas de 150 metros, la experiencia de tan solo pararse al pie de los mismos y mirar hacia arriba da una idea de la inmensidad de este mundo. Largar una carrera desde este lugar puso la piel de gallina a unos cuantos, a pesar del calor que se imponía en la región...

En el primer día de competencia conocieron y vivieron desde adentro el sector más conocido del Parque. Dejaron sus bicicletas al pie del paredón y se alistaron para la gran largada. El sol ya se hacía sentir y la adrenalina de cada corredor hacía eco en las “chimeneas” del Jardín Botánico al pie de uno de estos increibles paredones que los rodeaban. Largaron corriendo desde entre los paredones del cañón, recorrieron 11 kilómetros por caminos de tierra rojiza y arenosa, que presentaba pocos desniveles y que en sectores estaba más firme que en otros, y llegaron a las figuras, del “Monje” y la “Torre”, para regresar a buscar sus bicicletas. Las piernas comenzaron a sentir el esfuerzo que exigía este recorrido. Esfuerzo que se ampliaba cada vez más a medida que aumentaba la temperatura y el calor del medio día se reforzaba.

Regresaron al lugar de largada para tomar sus mountain bikes y enfrentar 15 kilómetros de mucho esfuerzo. Recorrieron el río seco Talampaya donde la elección de por donde ir con la bicicletas fue complicada. La huella parecía estar dura, pero habían zonas que estaban muy blandas y hacían imposible avanzar sobre las bicicletas. Debieron concentrarse muchísimo en esto para poder avanzar lo más rápido posible y no trabar el recorrido. Asimismo debieron enfrentar muchas pinchaduras ya que los arbustos de la zona presentan unas increíble espinas que escondidas en la tierra arenosa complicaban el desafío. Pasaron en el Km 12,5 por los “Pizarrones” en donde se vieron figuras rupestres de antaño y siguieron hasta dejar sus bicicletas en el Km 16. Desde allí corrieron por los denominados “Cajones” hasta llegar a un punto desde donde regresaron a buscar las mountain bikes - 4 kilómetros en total. Este lugar fue muy especial dado que corrieron entre paredones de 80 metros de altura en un espacio de 10 metros de ancho, los cuales encausaban el abundante río hace miles de años. Hoy sólo queda un hilo de agua que proviene de vertientes naturales. Por último tomaron las bicicletas para emprender el regreso al Jardín Botánico, en donde estaba la llegada.

A todo esto se sumaba el calor que todos los corredores debieron enfrentar y que descompensó y afectó muy duramente a muchos. Todos concordaron en que el calor fue terrible, que fue la clave de la carrera, pero asimismo todos disfrutaron del paisaje que el recorrido les ofreció. Incluso mucho se detuvieron para poder disfrutar un poco más del paisaje y tomar unas fotos para recordar esta gran aventura.

Por única vez los corredores tuvieron la oportunidad de superar las adversidades que impone el desierto conformado por fósiles y figuras erosionadas por el viento dentro del Parque Nacional Talampaya, hoy nombrado por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad. De esta manera los primeros en cruzar la meta de esta 1° etapa, de la categoría caballeros y de la general, fueron los Pampeanos de Todochap La Pampa, Julio Laborde y Víctor Breser, con un tiempo impresionante de 3:13:26. Seguidos por Vital Center de Ronan Pavón y Pablo Ureta de Córdoba y Suiza con un tiempo de 3:22:39. En tercer lugar llegaron Rubén Ocampo y Felipe Zachara de Visite Villa La Angostura con un tiempo de carrera de 3:29:27.

En la categoría Mixtos los ganadores de la 1° etapa fueron el equipo Viviana D´Garrigo de Ariel Garrigo y Nadia Vottero de Entre Ríos con una marca de 3:58:25. Seguidos por Anaconda Mix de Raúl y María Reynols con un tiempo de 4:29:52. Terceros llegaron Flex Adventure II de Santiago Felipe y Mirta Pérez, con un tiempo de 4:54:40.

En Damas las ganadoras fueron Florencia Gorchs y Romina Maldonado del Equipo Nike - Banco Hipotecario, con un tiempo de 3:43:39. Segundas llegaron las integrantes tandilenses de YPF Don Rodolfo, Nancy Carabajal y María San Martino, con un tiempo de 4:32:08. Y el tercer puesto fue para Northlands Team de Moira Junor y Marina Klemensiewics de Buenos Aires, con un tiempo de 5:25:22.

La 1° etapa demostró ser muy exigente para todos los corredores. El calor fue clave y demostró el poder que puede llegar a tener en una carrera de aventura. Al finalizar, poco a poco fueron volviendo los corredores al Campamento Base para descansar de un día tan duro y para prepararse para la etapa final del desafío.

Por la noche se reunieron una vez más bajo un cielo estrellado para escuchar las palabras de Sebastián Tagle que detalló el recorrido del día domingo. Al finalizar la reunión todos pudieron disfrutar de un poco de música con un grupo local de Villa Unión que se acercó para animar la noche y entretener a los corredores.

Ciudad Perdida

El día domingo todos madrugaron como el día anterior para los preparativos. Desarmaron sus carpas, entregaron sus containers y se trasladaron a Ciudad Perdida para la largada a las 7:00 AM. A 39 kilómetros del campamento, escenario de la 2° etapa del Desafío Quilmes Talampaya, este lugar es completamente inédito y no es visitado por turistas. Se trata de un área protegida que presenta un gran hundimiento en la tierra con formaciones geológicas muy variadas transformadas por la erosión del viento. Todos tuvieron la sensación de estar viendo dibujos distintos en cada piedra que encontraban.

La mañana parecía más fresca, pero a medida que pasaban las horas el calor se hizo sentir como el día anterior, aunque con una brisa bastante más fresca. Largaron en bicicleta para enfrentar 13 kilómetros de caminos arenosos por el lecho de un río seco con características similares a las del primer día aunque más arenoso en general, y con un leve ascenso. Hubieron sectores en los cuales debieron acarrear la bicicleta a pie. Luego enfrentaron 18 kilómetros de cross, muy duros ya que el calor aumentaba.
Se dirigieron por el mismo camino, pasando por el árbol llamado “El Hotel” que es simplemente un algarrobo que se hizo famoso por ser el único en ofrecer sombra a los transeúntes, quienes nunca dudan en quedarse a pasar la noche. Desde ahí se adentraron en la Ciudad Perdida, recorriéndola toda entre sus figuras y paredes hasta llegar a una trepada entre cañadones. A partir de allí pudieron observar desde lo alto toda la Ciudad Perdida por una senda que los dejó otra vez en el Hotel, y regresaron hasta el parque de bicicletas. Finalizaron con otros 13 kilómetros de mountain bike, mayormente en descenso. La belleza del recorrido asombró a muchos, y si bien el esfuerzo exigido fue impresionante, pesó mucho más la belleza con la que se encontraron.

Primeros en cruzar los arcos de llegada en esta segunda etapa fueron Ronan Pavón y Pablo Ureta de Vital Center con un tiempo de 2:39:46. Segundos llegaron los chicos del Duke Team, de Juan Carlos Varela y Gabriel Guaragna, con un tiempo de 2:49:40, que desafortunadamente tuvieron inconvenientes en la 1° etapa y se vieron forzados a abandonar. El tercer lugar fue para Rubén Ocampo y Felipe Zachara de Visite Villa La Angostura con un tiempo de carrera de 2:52:43.

En cuanto a la categoría Mixtos, los ganadores de la etapa fueron al igual que en la 1° etapa el equipo Viviana D´Garrigo de Ariel Garrigo y Nadia Vottero de Entre Ríos con una marca de 3:19:22. Seguidos por Flex Adventure I de Soledad Virasoro y Felipe Gonzáles con un tiempo de 3:29:14. Y el tercer lugar se lo llevaron el equipo Haupt/Maeto de Corina Haupt y Edgardo Maeto con un tiempo de 3:35:50.

En la categoría Damas el primer lugar fue, una vez más, para Florencia Gorchs y Romina Maldonado del Equipo Nike - Banco Hipotecario, con un tiempo de 2:56:50. Seguidas por las tandilenses de YPF Don Rodolfo, Nancy Carabajal y María San Martino, con un tiempo de 3:25:59. Terceras llegaron Las Sanrafaelinas Claudia Masini y María Cecilia Sánchez de Mendoza, con un tiempo de 4:14:27.

Resultados finales

Con un cielo celeste y un paisaje increíble de Ciudad Perdida se definió el tan esperado Desafío Quilmes Talampaya 2003. La primer carrera de aventura realizada en este impresionante desierto que encierra un belleza y un valor arqueológico incalculable. Prometió ser una vivencia única y cumplió con su objetivo. El Desafío Quilmes Talampaya quedará grabado el la memoria de cada uno de los corredores por el resto de sus vidas.

En la categoría Caballeros los ganadores fueron Ronan Pavón y Pablo Ureta de Vital Center con un tiempo total de 6:02:25. El segundo lugar en el podio fue para los Pampeanos de Todochap La Pampa, Julio Laborde y Víctor Breser, con un tiempo total de 6:09:57. Y el tercer lugar se lo llevó el equipo Visite Villa La Angostura de Rubén Ocampo y Felipe Zachara con un tiempo total de 6:22:10. Asimismo, estos tres equipos fueron los ganadores de la categoría general.

En la categoría Mixtos los ganadores del desafío fueron Viviana D´Garrigo de Ariel Garrigo y Nadia Vottero de Entre Ríos con una marca total de 7:17:47. Segundos fueron Anaconda Mix de Raúl y María Reynols, de Buenos Aires, con un tiempo total de 8:25:07. Y el tercer lugar fue para Flex Adventure II de Santiago Felipe y Mirta Pérez, también de Buenos Aires, con un tiempo total de 8:37:26.

En cuanto a las damas, las ganadoras y cuartas en la general, fueron Florencia Gorchs y Romina Maldonado, de Buenos Aires, del Equipo Nike - Banco Hipotecario, con un tiempo total de 6:40:29. El segundo lugar se lo llevaron las tandilenses Nancy Carabajal y María San Martino de YPF Don Rodolfo, con un tiempo total de carrera de 7:58:07. Y el tercer lugar fue para Northlands Team de Moira Junor y Marina Klemensiewics, con un tiempo total de 10:00:48, de Buenos Aires.

El Desafío Quilmes Talampaya cumplió con todas las expectativas que había creado. No desilusionó a nadie. Todos los corredores tuvieron que enfrentar una adversidad a la cual no estaban habituados: el calor implacable del desierto. Fue una prueba dura y a la vez muy gratificante. Fue la primera vez que se realizó una actividad de este tipo en el área, donde los corredores se convirtieron en pioneros y en protagonistas. Los momentos de relajación y amistad otorgaron la fuerza necesaria para encarar la difícil tarea de enfrentar al cañón del Talampaya, y permitieron a todos disfrutar de una aventura única que todos recordarán por mucho tiempo.

 

 

Nota:

e-mail: clubdecorredores@clubdecorredores.com
web: www.clubdecorredores.com

Toda la información del Desafío Quilmes Talampaya está en el Informe Especial que se publica en el portal.



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país