El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Iniciación al kayak de travesía
Segunda parte

Pablo Basombrío - Experto Aventurarse


En la primera parte de este artículo -Iniciación al kayak de travesía I- se tocaron temas tan variados como el equipamiento básico para la práctica del kayakismo, las cambiantes condiciones de navegación y los diversos elementos que caracterizan a la estructura del kayak, todos estos, puntos importantes para iniciarse correctamente en la práctica de la actividad.

A continuación, y para dar un paso más en este camino de conocimiento del kayakismo, van algunos conceptos relacionados con la técnica de navegación y las maniobras clásicas a bordo del kayak. Además, se agregan los aspectos esenciales en lo que hace al entrenamiento para el kayak de travesía.

La técnica en la navegación

Modo de agarrar el remo: Si se coloca el remo sobre la cabeza, las manos quedarán equidistantes respecto del centro y los brazos formarán un ángulo de 90 grados. La mano derecha será la que controle el remo (en el caso de los diestros) y la pala de ese lado se dispondrá de forma perpendicular a los brazos extendidos.

Posición en el kayak: Hay que sentarse siempre con la espalda erguida y levemente inclinada hacia delante, de modo que al remar, el torso pueda pivotear cómodamente sobre la cintura. Las almohadillas de los pies deben descansar en los apoyapies, y las rodillas trabarse sobre los costados del kayak.

Punto de equilibrio: El punto de no retorno o de desequilibrio depende del diseño del kayak, de la masa corporal del remero y de las posibles corrientes y olas. Una vez que la cabeza supera el riel o borde del kayak se pierde el equilibrio. Cuando el kayak se balancea deberemos inclinar el cuerpo y la cabeza hacia el centro de la embarcación para desplazar el centro de gravedad hacia la base del bote.

Remada: Ya sea que se reme en avance o en retroceso, los hombros y el torso deben girar y mantenerse paralelos al mango del remo durante todo el ciclo de la remada. Entonces, la pala derecha será desplazada hacia atrás por la rotación de los hombros, por la tracción del brazo correspondiente y por el simultáneo impulso del brazo izquierdo que al acabar la tracción se encontrará en el punto de partida para empezar un nuevo ciclo.

Es importante esforzarse por mantener las muñecas alineadas con los antebrazos, especialmente durante la fase de propulsión. De este modo se evitarán lesiones en los antebrazos. La posición del remero debe ser confortable, sobre todo cuando uno se dispone a remar durante muchas horas. Mientras la situación lo permita, los pies deben estar apoyados y las piernas relajadas. ¡Sólo mientras la situación lo permita! Como dijimos antes, el cuerpo se mantendrá erguido y ligeramente inclinado hacia adelante -de 3 a 5 grados- y nunca hacia atrás. Se aconseja abrir y cerrar las manos alternativamente, y ejercer presión sobre las piernas, para permitir y estimular la circulación de la sangre.

Timón: Con el remo se puede "hacer timón", lo que ayudará a cambiar el curso de navegación del kayak con un mínimo de pérdida de velocidad; así se obtendrá un delicado control en la dirección de la embarcación. Se sumerge la pala a la altura de la popa, con su cara interna mirando hacia la embarcación y el brazo correspondiente estirado. Para girar hacia la derecha se empuja la pala hacia la derecha, y para girar hacia la izquierda se hace lo propio. ¡Nunca hay que apoyarse sobre el remo!

Las maniobras

Giro por barrido: Es una maniobra que permite desplazar la proa del kayak cuando se encuentra detenido, o cuando se encuentra en movimiento, para esquivar un obstáculo o corregir el rumbo. El kayak se desplazará hacia el lado opuesto de la remada. Al sumergir la pala lo más adelante posible, gracias a una inclinación y rotación del busto y a la extensión del brazo, se dibuja un amplio semicírculo de proa a popa, que terminará a 45 grados respecto de la popa. Este movimiento se ayuda con una leve inclinación del kayak hacia el lado interior de la curva, ofreciendo la quilla al exterior, como al tomar una curva en bicicleta, y con una torsión del busto.

Draw Stroke: Esta es una maniobra que se utiliza para posicionarse en caso de tener que realizar un rescate, para acercarse a otro kayak y formar una balsa o para acercarse a la costa o muelle. Consiste en desplazar lateralmente el bote.

Se comienza girando el tronco hacia el lado al que se quiere desplazar la embarcación. El remo se mantendrá siempre vertical, con la cara inferior de la pala paralela al kayak. Se arrastra el remo hacia el kayak con la mano inferior mientras que con la superior se empuja de modo que el remo pivotee sobre su centro. La mano de arriba se coloca delante de la cabeza. Terminada la fase de tracción y gracias a un movimiento de muñecas se gira la pala inferior hacia popa y se vuelve al punto de partida por la misma línea. Con la rodilla opuesta se ejerce presión levantando suavemente el kayak sobre el riel para facilitar el desplazamiento. Hay que evitar el "movimiento de violín", en el que la mano superior se mueve de arriba hacia abajo y el remo no ejerce presión sobre el agua.

Sculling Draw: Como la anterior, esta maniobra también permite desplazar el kayak en forma lateral. Se gira el tronco hacia el lado del desplazamiento y se mantiene el remo en posición vertical. Con la pala inferior siempre a 45 grados respecto al kayak, se realiza un movimiento paralelo al cockpit, de proa a popa y viceversa, utilizando los antebrazos y las muñecas para cambiar el ángulo de la pala. Con la rodilla opuesta se levanta el kayak sobre el riel, para facilitar el desplazamiento.

Eskimo Roll: El Eskimo Roll es la maniobra de auto rescate por excelencia. De ahí la importancia de dominar esta técnica, en alguna de sus variantes y con una eficacia del cien por cien. Es también una de las maniobras más vistosas del kayakismo.

Hay varios tipos de eskimo roll: por barrido hacia atrás (sweep roll), por barrido hacia adelante (muy utilizado en Italia), Pawlata roll o roll por brazo largo (C to C roll), y otros. Lo importante es llegar a dominar una de estas técnicas, de modo de que cada kayakista se sienta seguro antes de salir a remar. Luego podrá evolucionar hacia otros estilos, dominar el "off side roll" (el roll por nuestro lado débil), e incluso llegar a realizarlo sin remo. Pero..., tiempo al tiempo.

Eskimo Roll por barrido o Sweep Roll: tiene cuatro momentos bien definidos y que se deben respetar.

    1. Posición de partida: Bien tirados hacia delante, con el remo sobre el riel y la cara cerca de la cubierta. De este modo el casco protegerá la cabeza, el chaleco salvavidas protegerá la espalda y el kayak nuestra cara. Esta posición se debe adoptar rápidamente, en cuanto el kayakista note que está por volcar; de este modo quedará en posición y orientado. La mano que se lleva hacia adelante determina el lado por el cual se vamos a levantar. Al volcar el kayak, los antebrazos quedan en contacto con el riel del bote y el remo y las manos por fuera del agua. La pala debe quedar en un ángulo de sustentación (45 grados respecto de la superficie).
    2. Rotación: La pala externa realiza un movimiento semicircular de proa a popa alejándose del kayak, y la mano interna pasa por sobre la quilla del bote. La cabeza y el tronco se mantendrán durante este movimiento curvados hacia la superficie, y el mentón quedará pegado al hombro externo mientras con la vista se sigue el recorrido de la pala.
    3. Golpe de cintura: El cuerpo cambia la curvatura acompañando el movimiento de la cabeza, que ahora se dirigirá hacia abajo. El giro del kayak se debe a este brusco cambio, y al consiguiente golpe de cintura y rodillas.
    4. Recuperación: El cuerpo se recupera una vez que el kayak esté totalmente reestablecido. ¡La cabeza será lo último en salir del agua!

Rescates

Si por cualquier accidente hay que abandonar el bote, será imprescindible dominar las técnicas para poder reingresar al mismo. Hay distintos modos de volver a subir al kayak, que dependen básicamente de la ayuda que se pueda tener de los compañeros de navegación. Muy importante: el kayakista que se encuentra en el agua nunca debe perder contacto con los demás botes ni con su remo.

  1. Rescate en H (tres kayakistas): Los kayaks que realizan el rescate se colocan de forma paralela y en dirección contraria al kayak volcado. Colocando los tres remos sobre la cubierta de ambos kayaks y por delante de los remeros se levanta el kayak volcado por la proa de modo de vaciarle el agua que pudiera contener balanceándolo sobre los remos. Una vez terminado el vaciado se coloca el kayak entre los botes de los rescatadores y el kayakista ingresa a su bote asistido por sus compañeros, comenzando por las piernas para terminar con el tronco. Mientras tanto los remos forman un "puente" sobre los botes por delante del cockpit. El rescate no debe demorar más de un minuto, sobre todo en aguas frías, de otro modo el kayakista rescatado podría llegar a sufrir una importante hipotermia.
  2. Rescate en T (dos kayakistas): Si las condiciones del agua son difíciles, convendrá atar los remos al kayak rescatador para evitar que se pierdan. El hombre en el agua se toma del kayak que realiza el rescate por el lado opuesto, de modo de proporcionarle estabilidad. El rescatador toma al kayak volcado por la proa y lo levanta para vaciarlo, haciéndolo deslizar sobre la propia cubierta. Luego se colocan ambas embarcaciones paralelas con los remos por delante de los cockpits y se sostiene con las manos el kayak del compañero. El kayakista se incorporará apoyándose en ambos botes, comenzando con las piernas y terminando con el tronco.
  3. Todos en el agua: Puede llegar a suceder que todos los remeros vuelquen y abandonen sus embarcaciones y entonces se tendrá que realizar un rescate total desde el agua. Ante todo es importante mantener la calma y atar los remos a los botes para no perderlos, lo que agravaría aún más la precaria situación. Dos kayakistas se colocan a ambos lados de un bote vuelta campana sosteniéndolo por el cockpit, para evitar que se balancee y se llene de agua. Tomando al segundo kayak por la proa se lo desliza sobre el primero para desagotarlo. Se posicionan ambos kayaks de forma paralela, y mientras uno de los kayakistas hace un puente con los remos por detrás del cockpit y por debajo de la propia axila, el otro monta sobre el kayak ayudándose con los remos para luego asistir a su compañero.

Planificación

La planificación constituye uno de los pilares del éxito de cualquier expedición que pretenda ir más allá de los límites corrientes y que se pueda prolongar en el tiempo. Siempre hay que dedicar muchas horas de estudio a ciertos aspectos fundamentales enfatizando la seguridad del equipo:

  • Ruta de navegación
  • Corrientes y mareas
  • Clima
  • Playas de desembarco
  • Rutas alternativas y playas de escape
  • Logística
  • Comunicaciones

Entrenamiento

El entrenamiento se desarrolla sobre cuatro aspectos:

  • Resistencia: Salidas de largo aliento.
  • Técnicas: Trabajo en pileta climatizada donde se realizan prácticas de eskimo roll (auto rescate); trabajo en olas y rompientes de mar, y finalmente técnicas de aguas blancas.
  • Endurance: Quizá sea el aspecto más difícil de entrenar. Se refiere al fortalecimiento psico-físico para enfrentar situaciones extremas prolongadas. Se recrean situaciones "virtuales" en alta mar.
  • Rescates: Más allá de que cada kayakista debe ser autónomo tratando de no ser el eslabón débil de la cadena, se trabaja en equipo para lograr una buena coordinación en la navegación y rápidas maniobras de rescate.


Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país