El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

¡Crucé los Andes!
María Fernanda Basilio
- Aventurera


Cerca del mediodía el Team Runners llega al Campamento Base. Somos tres equipos: Runners I de Fernando Bustelo y Quique Huergo (equipo 146). Runners II de Diego Aizenberg y Gustavo Bouzada (equipo 70). Runners III de María Garcia Ibañez y María Fernanda Basilio (equipo 140). Armamos nuestra carpa con una increíble vista al Lago Aluminé, soñado… soleada tarde con paseo en duckies y fotos... bah… postales. Retiramos containers y kits.

Viernes 14 de febrero de 2003 - 1º día de carrera, el día de todos los climas

9:15 hs. ¡larga el Desafío Quilmes de los Andes! El lugar es increíble, es en el puente La Angostura de Villa Pehuenia que se encuentra en la unión de los lagos Aluminé y Moquehue. ¡La adrenalina a 4000! El recorrido está muy bien marcado, durísima la subida. Todos los climas nos golpearon sin piedad… calor… mucho, muchísimo frío arriba… nieve… granizo… viento… lluvia… los dedos de las manos congelados… a pesar de los guantes… un poco de mareo por la altura… desorientación… Los mapuches decían que la montaña se había enojado. El paisaje… inigualable… para emborracharse de tanta naturaleza. La emoción de llegar a la cima… mirar para atrás… ver esos paisajes imponentes… y llorar de la felicidad… de haber llegado hasta ahí por mis propios medios.

La bajada fue terrible, con un tramo muy muy empinado y peligroso con sogas. Ahí, debo confesar, me paralizó un poco el miedo. Había que pensar que faltaban nada más y nada menos que 2 días de carrera. Llegada al primer campamento a orillas del lago Moquehue… más que soñado… Noche de lluvia… temporal… campamento mojado… Noche de fiesta… casamiento de una pareja de corredores y festejo con cerveza Quilmes… Proyección del video de la carrera. Se decide cambiar el recorrido de la carrera del 2º día por el mal clima.

Sábado 15 - 2º día de carrera, el día más fácil

Para mí, el día más facil. Arroyitos por doquier. En una bifurcación perdí a mi compañera. Muchos equipos equivocaron el camino y se perdieron en este momento antes de descender. Fue desesperante… se escuchaban gritos… silbatos… yo volví para atrás, enajenada, a buscar a mi compañera… pero ya se había perdido mal. Ese día creo que me hice famosa por haber perdido a María. No quedó nadie, creo, ni participante, ni puesto de control, ni ambulancia, sin que le haya preguntado por ella. La encontré media hora después… no se imaginan mi felicidad… me pasé la media hora que estuve sola angustiada pensando en la descalificación al momento de la llegada por hacerlo separadas. Ella me contó después que sintió lo mismo. La verdad, eso nos quemó la cabeza. Los pies, los dedos, las uñas… no me daban más… A pesar de eso… ese día llegamos con nuestras últimas fuerzas ¡con un pique a morir! Los Runners, Leo, Gaby, Hugo, Rolando, divinos, nos ayudaron con su aliento. Tarde de caminata con Hugo… para bajar ácido láctico… Proyección de video… cena y a la cucha temprano.

Domingo 16 - 3º día de carrera, el día más duro - Volcán Batea Mahuida

Nos levantamos a las 6:00 hs. Estaba todo oscuro… casi no me podía mover… la humedad y el frío más que bajo cero era insoportable. El techo de la carpa está duro de la escarcha. El lago con una pesada bruma. Era muy duro auto-motivarse. Nos ayudábamos con frases del tipo “¡vamos por la medalla! dale, ¡es el último día, carajo!” Ese día decidí cambiar las zapatillas por unas de trekking, bien pesadas. Apenas largamos nos embarramos hasta las rodillas. Definitivamente el día más difícil.

Interminable… Más de una vez, se me cruzó por la cabeza la posibilidad de no llegar… Aprendí que no se puede no usar bastones de trekking en la montaña. Atravesamos imponentes paisajes con rocas volcánicas. Sacrificio sobrehumano… las piernas, los cuádriceps ya no daban más… los pies ni los sentía… las rodillas ya no querían flexionarse… subidas tremendas… ya era imposible correr… dolía el alma… sangraba la autoestima… tranco largo casi todo el trayecto… (mi tranco largo es un trotecito de mi compañero)… dolor de cabeza… baja presión… mis hijos Juan Ignacio y Agustina como en un cable carril imaginario dándome fuerzas todo el tiempo al lado mío...

La llegada, Icalma (Chile)

El tan esperado arco… la bandera chilena… los amigos esperándonos en la meta… las caras de todos… los gritos… los saludos de todos los nuevos amigos que nos alentaban ya por nuestros nombres “dale Mary… vamos Fer… ¡bien chicas!" Fotos… medalla… abrazos… besos… euforia a morir… faltaba el aire… más fotos… miradas de felicidad y complicidad entre los amigos que entrenamos todo el año… cataratas de lágrimas… no podía creer haberme propuesto semejante objetivo y ¡haberlo logrado! ¡Para tirarse tiros de la alegría y la felicidad!

María, mi co-equiper

Un capítulo aparte. ¡Qué importante es el compañero de equipo! Una mina sin igual, nunca lo podría haber hecho sin ella… de fierro. Nunca dejó de preocuparse por si yo tomaba, si comía, cómo me sentía… Como yo no daba más del dolor de espalda… la pendeja cargó con mi mochila tanto el último tramo del 2do. como del 3er. día… Me asistió cuando me descompuse el último día… no me permitió un “no puedo más” en ningún momento… todo el tiempo con la mejor actitud… presionando, pero con mucho amor… una aventurera de aquellas… ¡Te adoro Mary!

Enseñanzas

¡Ya aterrizada y de vuelta en Buenos Aires feliz de haber participado en esta competencia tan exigente, el Desafío Quilmes de los Andes! Feliz de haberme sentido totalmente identificada con el espíritu aventurero de todos los participantes. Feliz de haberme hecho de 500 amigos nuevos de todos lados, como hermanos de sangre, con los que comparto la misma pasión y demencia. ¡Feliz de haber recargado mis pilas para encarar el 2003 con todo! Feliz de elegir y hacer lo que me gusta. Feliz de haberme encontrado nuevamente con mí misma ahí en la inmensidad de la montaña y darme cuenta de qué estoy hecha. Atrás quedó… un año de preparación y entrenamiento. Un sueño hecho realidad. Feliz de darme cuenta que nada es imposible, todo se puede alcanzar si nos lo proponemos firmemente y le damos duro como tigres día tras día para conseguirlo. Experiencia de vida sin igual. Aventura pura, cruda, salvaje, aventura de la de verdad.

Agadecimientos

¡Muchas gracias a Red Bull por energizarnos! Gracias Sebastián Tagle, y gracias a todo el staff del Club de Corredores. Gracias a mis compañeros de trabajo de Givaudan por el aliento. Gracias a mis amigas Alex McCrea Steele y Merce por los mensajes que me enviaron al campamento. Me emocionaron mucho. Gracias Marcelo por la adaptación de la bolsa de dormir de la mochila, por la ayuda en la elección de las zapatillas y mochila con camel-back, por el entrenamiento, por el amor. Gracias Quique por amortiguar los roces de la dura convivencia en semejante situación límite, cuando uno llega al límite del hambre, del sueño, del cansancio, de la paciencia. Gracias Gucha por confiarme a tu novia para ser mi compañera y aparte por asumir el rol de capitán en el armado y desarmado del campamento. Gracias al futuro Presidente de los argentinos, Fer Bustelo por haberme fomentado la pasión por esto, y por las arrugas que me provocan tus constantes chistes. Gracias Roberto Cobelo y a toda mi familia por cuidar a mis hijos. Gracias Dieguito Aizenberg, mi mejor amigo, el médico del grupo, por todos los consejos, las vitaminas y por curar mis y todas nuestras nanas. ¡Sí, sorry, soy una re-pendeja malcriada y cabeza dura! ¡Pero te re-quiero y te querré por siempre tarado! Sos único. Gracias a Bea, mi hada madrina, y a la Virgen por protegerme siempre. Gracias a mis dos amores: Juanchi (pichón de adventure runner) y Agus (mi princesa), mis cómplices, por aguantarse y compartir también las locuras de mami. A todos los amo.

¡Hasta la próxima aventura!

 

 

Nota:

e-mail: fbasilioprensa@yahoo.com.ar

Toda la información del Desafío Quilmes en los Andes 2003 está en el Informe Especial que se publica en el portal.



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país