El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Rafting, diversión y adrenalina
Gonzalo Aziz - Colaborador

Los orígenes del descenso de ríos de montaña datan de fines del siglo XIX. Pero el rafting, como disciplina deportiva, se inició en los primeros años de la segunda posguerra. Estados Unidos, que resultó victorioso en aquel horroroso conflicto bélico, poseía un gran remanente de armamento y artefactos de guerra entre los que se encontraban las balsas de doble proa. Fue así como dos jóvenes de aquel país decidieron comprar al ejército norteamericano dos de aquellas balsas para realizar descensos por los ríos del Gran Cañón del Colorado. El éxito fue inmediato y la difusión de esta práctica deportiva, no tardó en producirse.

La actividad (Raft=balsa/Rafting=balseando) se propagó al resto de los Estados Unidos y a Centroamérica. Pero la Argentina tuvo que esperar más de 20 años para poder disfrutar de este deporte de aventura.

En la Argentina, el primero que practicó la actividad fue Sergio Brunetti, un mendocino al que un día, a inicios de la década del 80, se le ocurrió ver cómo era eso de descender por ríos de montaña. Comenzó haciendo descensos en el Río Mendoza montado en cámaras de camión y así fue como descubrió su pasión por la actividad y viajó a Norteamérica regresando con algunas balsas debajo del brazo.

Grata experiencia

Al saber de Sergio Brunetti decidí conocerlo y compartir, al menos por unos días, esta disciplina el pionero en esta tierra. Me contacté con él y, junto a Pepe Rolón (un amigo especialista en deportes con remo), marché hacia Potrerillos, Provincia de Mendoza .

En una hora y media de avión desde Buenos Aires, llegamos a la ciudad de Mendoza. Partimos desde allí hacia Potrerillos en un Fiat 128 modelo '73 que nos prestó Mecha, la madrina de Pepe, que vive en Mendoza desde hace muchos años. En un colectivo de línea se demora apenas un poquito más de una hora. El trayecto es sencillo: hay que tomar la ruta 40 hasta el cruce con la nº 7. Esta se dirige al Paso Internacional Cristo Redentor, haciendo escalas en Potrerillos, Uspallata y Puente del Inca.

Antes de entrar en el punto céntrico de Potrerillos (pasando una pequeña feria artesanal), sobre la derecha sale el camino a Ríos Andinos Rafting, la empresa que Sergio fundó en 1983.

La base de Ríos Andinos se encuentra a 1 Km. de la ruta 7, a orillas del Río Mendoza. Allí hay un parador espectacular (especial para pasar un día de sol al aire libre) y una casa que es morada de Sergio, su mujer Eleonora, sus chicos y... sus amigos.

Es increíble la calidez con que los Brunetti's lo reciben a uno. En menos de una hora ya se siente uno como de la familia. Nosotros llegamos por la mañana. La hoja de ruta de la primera jornada marcaba "Rafting a las 16:00", así que tuvimos la posibilidad de comer algo y luego participar del armado de las balsas y del camión transportador de las mismas.


A las 15 partimos por la ruta 7 en dirección a Uspallata. Subimos unos 17 kilómetros. En un principio el clima parecía ayudarnos, pero en cuestión de segundos las nubes taparon al sol y el frío de la tarde invernal se hizo sentir. Pero no íbamos a dar marcha atrás.

Las balsas fueron ubicadas perpendicularmente a la orilla. Pero antes de salir, una charla 10 minutos permitió a Sergio dar cuenta de los aspectos más importantes a considerar en esta actividad, entre ellos la seguridad en el río y la importancia de utilizar la indumentaria adecuada.

Al agua

Preparados, listos, y al agua. El equipo formaba de la siguiente manera: en la balsa I iba Sergio, unos turistas y yo (fui con el jefe); la balsa II era guiada por Rodo, excelente guía que participó con Sergio en dos mundiales; en la III guiaba Leo, otro que tiene experiencia y mucho conocimiento; la IV era guiada por el hijo de Sergio, Mariano, quien a pesar de sus 18 años demuestra mucha responsabilidad; y en la V estaba Américo, como guía, y Pepe, mi compañero de emociones .

Cabe destacar el gran trabajo de equipo que desarrolla el personal de Ríos Andinos. Eso se reflejó, sobre todo, cuando simularon una situación de riesgo y explicaron todo el procedimiento de rescate en medio del río.

El balseo duró aproximadamente dos horas. El Río Mendoza recién empezaba a llenarse de agua de deshielo, así que podían disfrutarse buenos tramos de pura adrenalina. Así llegamos a la base donde nos dimos un ducha caliente. A la noche nos esperaba un rico asado. Y a la bolsa. Se puede decir que la primera jornada sirvió para interiorizarnos un poco acerca del rafting y sus técnicas.

Segunda jornada

El segundo día nos recibió con pleno sol y buena temperatura, dentro de lo que se puede pedir en invierno. La mañana la aprovechamos para conocer un poco más el lugar.

Hicimos un pequeño trekking siguiendo las vías del Trasandino -no funciona desde 1992-, hasta la vieja estación de Potrerillos, intacta desde 1923 y hoy patrimonio edilicio e histórico de la provincia de Mendoza. Es una verdadera lástima que, por intereses económicos -la construcción del dique-, gran parte de esa belleza quede en un futuro cercano bajo el agua.

Y llegó el mediodía. Comimos empanadas caseras y empezamos con los preparativos para la segunda jornada. El clima era óptimo. Las ganas estaban intactas.

A las 14 horas partimos rumbo a la bajada que utiliza Ríos Andinos para comenzar la travesía. Esta jornada parecía aún mejor que la del día anterior ya que sólo llevamos una balsa. Fuimos pocos, lo que permitió participar más de cerca de la experiencia de los que más saben.

Fue espectacular. El río en esta época llega a alcanzar un grado 3. El descenso se lleva a cabo en medio de un lugar impresionante. A nuestra derecha se ve la Cordillera de los Andes, a la izquierda está la pre-cordillera y al frente, el Macizo de Cacheuta. Luego de un rato de balseo se aprecia el pueblo de Potrerillos sobre la derecha.

Finalmente llegamos a la base donde Eleonora, esposa de Sergio, nos esperaba con chocolate caliente para la merienda. Así iba llegando el momento de despedirnos. Ya bañados y cambiados emprendimos el regreso hacia la ciudad de Mendoza absolutamente convencidos de que de que regresaríamos muy pronto. No sólo ganamos en experiencia, sino que nos llevamos algo aún mucho mejor: nuevos amigos.

Gonzalo

 

 

Nota:

e-mail: gonzalo-aziz@colegionewlands.com

 

¡Muchas gracias, amigos de Ríos Andinos Rafting!
Tel/Fax: +54-2624-482022 Tel: +54-2624- 482139
web: www.riosandinos.com.ar

Volamos a Mendoza por Dinar Líneas Aéreas
Tel: +54-1-4327-1111
web: www.dinar.com.ar




Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país