El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

Reto a la Isla 2003, primera edición
Matías Alvarez Piris
- Aventurero


A pura emoción dio comienzo el 7 de diciembre de 2003 la Primera Edición del Reto a La Isla, una carrera combinada de aventura que tuvo desarrollo en el Camping Las Tejas ubicado en la localidad de Zárate (Buenos Aires, Argentina). Más de 100 participantes en equipos de dos integrantes fueron parte de la partida y vivieron las incontables anécdotas que sucedieron a lo largo de los 42 kilómetros para la categoría caballeros y mixtos, y los 21 kilómetros para la categoría Integración.

Los ganadores de la competencia fueron los integrantes del equipo "Grupo Meneses 1", Ignacio Cardinal y Eduardo Cresta, de la ciudad de La Plata, con un tiempo de 2:44:19. En la categoría Integración el podio fue para el equipo "Chu-Chu-A" de Walter de Peón y Carlos Melidore, de la ciudad de Campana, con un tiempo de 1:29:11.

El barco Don Carlos, crucero de más de 100 metros de manga que antiguamente brindaba servicios de viajes turisticos y actualmente cumple funciones de hostería fue el lugar elegido para que los participantes se acrediten, retiren los kit del corredor y escuchen la charla informativa de la carrera.

Debido a la diversidad de disciplinas y terrenos el ritmo de la carrera fue muy cambiante, esto hizo que fuera muy competitiva, y que hubiera importantes modificaciones en las posiciones durante su desarrollo. El trabajo en equipo y la destreza cumplieron un papel fundamental en casi toda la carrera.

La carrera

Fue muy exigente ya que además de alternar disciplinas como coastering, cross country, bike & cross, mountain bike, río cross, tronco cross, el terreno presentó diferentes formatos como desniveles, barro, arena, pantanos, arroyos, lenguas de agua, río, realizando de esta manera mayores esfuerzos que los esperados.

Largaron desde la playa a unos pocos metros del Barco “Don Carlos”, la primer etapa, fue un coastering sobre el Río Paraná, esta por cierto fue muy húmeda ya que los competidores debieron atravesar primero una lengua de agua sobre el Paraná donde tuvieron que decidir entre atravesarla a nado (camino más corto) o bien rodearla con el agua a la rodilla (camino más largo) y luego tuvieron que zambullirse en un canal angosto pero de mucha profundidad y difícil de trepar para salir. A continuación del cross country y casi sin que se dieran cuenta los participantes comenzó la segunda etapa, un cross de 1,7 kilómetros corrieron por arriba de uno de los tantos terraplenes de 2,5 metros de alto, preparado como un dique para soportar las inundaciones y utilizado frecuentemente para realizar cabalgatas o caminatas.

Siguieron corriendo por el camino principal del Camping las Tejas en dirección a la entrada principal, desde donde se dirigieron hacia el río en busca de un barco pesquero encallado en la orilla del Paraná. En este lugar, previamente a la largada, los competidores habían dejado una de sus bicicletas para dar comienzo a la tercer etapa, el bike & cross.

Regresaron por el mismo camino hasta encontrase con la entrada al circuito para cuatriciclos y vehículos cuatro por cuatro, lo recorrieron, y continuaron el trayecto hasta el Parque Cerrado que se encontraba en la orilla del río, tomaron la otra bicicleta y comenzaron la cuarta etapa, el mountain bike I, a criterio de los organizadores y otros también... la más dura de la carrera. Fue un circuito muy técnico de más de 12 kilómetros, como toda la carrera siempre dentro del predio Las Tejas.

Comenzaron rodando por caminos isleños semi rápidos, luego entraron en un terraplén muy angosto y con un suelo tan irregular que provocaba caídas en varios corredores y una gran disminución de la velocidad. Descendieron del terraplén y entraron en una zona de monte, muy cerrada por la vegetación y con un suelo muy barroso. Aquí varios optaron por trasladar sus bicicletas al hombro. Nuevamente subieron a otro terraplén, con un suelo más parejo pero con tanta vegetación sobre los laterales que era muy difícil aumentar la velocidad.

Por fin, nuevamente comenzaron los caminos rápidos hasta ingresar en un bosque de pinos donde la destreza jugaba un papel muy importante, ya que hubo que atravesar puentes precarios, vados de agua y barro y finalmente llegar al Parque Cerrado. Aquí tomaron las cámaras y realizaron la quinta etapa, el río cross.

Finalizado el nado con las cámaras sobre el Río Paraná la Categoría Integración debía salir del río en dirección a la meta. Esta último tramo consistía en correr unos pocos metros con las cámaras, e ingresar a una pequeña laguna donde en el medio de ella se encontraba el cartel del Gimnasio Los Protagonistas que indicaba la original llegada.

Por otro lado el resto de las categorías volvía con sus cámaras corriendo al Parque Cerrado para realizar la sexta etapa, el Mountain Bike II, similar a la primera pero con un barro un poco más complicado por la previa pasada de los competidores.

Terminado la segunda vuelta de mountain bike comenzó la anteúltima etapa, un cross de 7 kilómetros por caminos isleños hasta llegar a encontrase con la mayor sorpresa de esta carrera, la última etapa, el "Tronco Cross", a solo 400 metros de la llegada, y a más de dos horas y media de carrera para los punteros, tuvieron que cruzar un canal caminando por encima de un tronco que a esa altura de la competencia parecía más angosto de lo que en realidad lo era y luego de realizar esta prueba de equilibrio tuvieron que cargar sobre sus hombros un tronco de 50 kilogramos y 3 metros de largo y trasladarlo por estos últimos 400 metros de arena hasta la llegada la cual también se encontraba en el centro de la pequeña laguna.

 

 

Nota:

e-mail: retoalaisla@hotmail.com

Toda la información del Reto a la Isla 2003 está en el Informe Especial que se publica en el portal.



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país