El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Una mirada desde afuera
Jessica M. Acerbo - Aventurera

El día empezó temprano. Había quedado en acompañar a los chicos del Club de Corredores de Moreno en la realización de su cuarta carrera de aventura el 24 de noviembre de 2002. Llegué a la Reserva Los Robles a las 8:30 hs. con ánimo de vivir por primera vez los preparativos previos de una carrera. Me encontré así en medio del arco de llegada, la música a fondo, la mesa con las chicas listas para la inscripción y todo el equipo de Moreno preparado para dar la bienvenida a los corredores que empezaban a llegar.

Poco a poco las pecheras celestes de la carrera empezaron a invadir el campo mientras que los senderos de tierra se convertían en pistas para que los más aplicados realizaran su entrada en calor.

La carrera

Así luego de dar a conocer el recorrido; la carrera dió comienzo. Con el grito de largada el grupo de corredores empezó a desplazarse entre los caminos principales del parque con dirección al portón de salida y yo junto a ellos en bicicleta. El pelotón empezó a diferenciarse, cada uno imponiendo su ritmo. En pocos minutos los primeros se encontraron cruzando el alambrado que los conduciría campo traviesa hacia el dique Cascallares. El calor empezaba a sentirse y los árboles a distanciarse. Se dejaba atrás cualquier esperanza de volver a gozar de un poco de sombra. Así la falta de agua poco a poco obligó a más de uno a bajar el ritmo y a empezar a caminar para mantenerse en carrera.

Desde afuera el cuadro no era para nada alentador. Pasé de querer bajar de la bici y correr al lado de algunos, a querer rescatar a otros que no veía en buen estado. Sin embargo fue allí, recordándome en su lugar, que entendí que lo que necesitaban no era que corrieran por ellos ni que alivianaran su carga, la mejor ayuda era alentarlos a seguir para llegar, alcanzar la meta que cada uno se había propuesto.

Más tarde todos los corredores, tras algunos metros sobre asfalto, cruzaban un pequeño espejo de agua retomando el camino de tierra hacia el puesto de hidratación; parada casi obligada para quienes aspiraban a completar el circuito. Ya de regreso, senderos entre pastizales y juncos; y más calor.

Los punteros pronto se vieron entrando en el bosque, delante de ellos los últimos metros para cruzar la meta; detrás muchos otros corredores ansiando ese momento.

Y así fue como, pasado el mediodía, más de 100 corredores lograron cruzar el arco de llegada. Vendría luego el merecido descanso, almuerzo y entrega de medallas junto a familiares y amigos, pero esta vez, a su pedido, bajo la refrescante sombra de unos árboles.

 

 

Nota:

e-mail: acerboj@telefonica.com.ar

Toda la información de las Carreras de Aventura en Moreno está en el Informe Especial que se publica en el portal.



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país