El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo




El rafting es un deporte de equipo, donde todos los tripulantes de la balsa reman y orientan su peso de manera coordinada para recorrer los rápidos y mantenerse a flote. La cantidad de personas que sube a cada barca varía según su tamaño; un número estándar es de seis u ocho tripulantes. La dirección de los movimientos queda a cargo del guía, quien debe conocer al detalle cada parte del río y tener conocimientos de primeros auxilios. Según el número de pasajeros, el guía puede ubicarse en el centro de la balsa y orientarla por medio de dos remos largos, o bien puede hacerlo en la parte de adelante y de atrás de la embarcación.

Para quienes se inicien en el rafting, lo ideal es comenzar en el centro del gomón, donde hay menos movimiento. Los que ya tienen alguna experiencia prefieren remar cerca de la parte delantera, mientras que los más experimentados se sientan atrás.

Generalmente las salidas involucran más de una balsa; en esos casos, hay un jefe general que coordina los esfuerzos de todos los equipos.
En el rafting, los ríos se clasifican según su dificultad de 1 a 6 grados. El riesgo es de bajo a alto: en manos de un guía que conozca a la perfección el río, hasta un chico de seis años puede hacer un descenso sin problemas por un tramo tranquilo. El único requisito es saber nadar. Los amantes de las emociones fuertes suelen preferir el rafting extremo, que incrementa al máximo el riesgo de vuelco a raíz de la caída del torrente de agua, de su caudal, bravura y peligrosidad.

Escala internacional de dificultad de los ríos
Clase I: Fácil. Corriente lenta, olas pequeñas, es fácil guiar, el riesgo de caerse es bajo.
Clase II: Novato. Rápidos suaves y algo de oleaje, apto para toda la familia. Corrientes más rápidas, canales amplios, maniobras ocasionales, olas irregulares.
Clase III: Intermedio. Río con rápidos más fuertes, olas moderadas e irregulares, numerosas obstrucciones y algunas pendientes escalonadas. También es apto para la familia pero con más precaución. Para mayores de siete años.
Clase IV: Avanzado. Corrientes rápidas, fuertes y muy irregulares con rocas obstruyendo el camino. En algunas partes la pendiente es muy pronunciada y se requiere resolver maniobras rápidamente y bajo presión. Antes del primer descenso, es recomendable que un kayaquista se adelante para reconocer el terreno. Es para mayores de 16 años, con precauciones.
Clase V: Experto. Corrientes muy rápidas, irregulares o muy largas. Son complejas debido a la cantidad de peligros que hay que evitar; se requiere excelente dominio de todos los elementos del rafting, seguridad y rescate. Apto sólo para los más experimentados.
Clase VI: ¡Kamikaze! Ríos absolutamente peligrosos, en el límite con los criterios de navegabilidad.


Algunas precauciones
Antes de subir a la balsa, todos los guías dan una charla de seguridad en la que enseñan las precauciones a tener en cuenta antes de entrar al río. Son pocas pero importantes: lo fundamental es que todos los tripulantes de la balsa sepan nadar. En caso de caída en un rápido hay que alejarse de la balsa y dejarse llevar por la corriente boca arriba, en posición horizontal o semisentado y con los pies hacia delante, hasta llegar a un remanso. Después, todo es cuestión de esperar a que el resto del equipo acuda en rescate. Si la caída ocurre en un tramo tranquilo del río, es más sencillo agarrarse de la guirnalda (soga que rodea el raft) para volver a subir lo antes posible.

En la charla de seguridad también se enseñan los comandos, las órdenes que dará el guía en el río para dirigir los golpes, maniobras y movimientos de la tripulación. Estos son los básicos:

¡Adelante!: todos reman hacia delante.
¡Atrás!: todos reman hacia atrás.
¡Izquierda atrás!: el lado izquierdo rema hacia atrás mientras el derecho hacia delante. Es para girar la balsa hacia la izquierda.
¡Derecha atrás!: el inverso al anterior.
¡Alto!: para descansar

Comandos Avanzados de Seguridad
¡Todos adentro (adentro, abajo) (get down)!: Todos los pasajeros se deben colocar en cuclillas en el piso de la balsa para evitar caerse al agua.
¡Todos arriba!: a seguir remando
¡Lado alto (highside)!: todos se colocan en el lado que se levanta para equilibrar la balsa.
Después de la charla, la tripulación practica brevemente los golpes y maniobras. Antes de abordar la balsa, es conveniente un "bautismo" en el río, para ir haciéndose amigo del traje de neoprene y la temperatura del agua.



 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país