El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo


Lanín 2001: una noche en la cumbre
Norberto Piaggi - Aventurero


Todo comienza en marzo, cuando pasó por nuestra mente la idea de organizar un evento a beneficio de escuelas. Había que hacer algo atractivo, para convencer a muchos, y que participen tanto en la difusión como en la parte operativa y realizando donaciones. Así, un día apareció la idea de pasar una noche en la cumbre del Lanín y realizar, desde allí, un video chat.

Muchos meses de trabajo y muchos "no" pasaron, pero muchos ayudaron a nuestro propósito y creyeron, antes o después, en lo que estábamos presentando, que no era más que un ideal: el de combinar la montaña, la ayuda a las escuelas y la tecnología, y, aunque para muchos no tendríamos que haber mezclado nada de eso, para nosotros está de alguna manera todo junto. La escuela forma a los hombres, igual que la montaña, y ambas necesitan cada vez más de la tecnología, sin dejar de lado la esencia.

La parte física estaba cubierta, ya que el entrenamiento diario en Tower, gimnasio de la localidad de Quilmes, Buenos Aires, junto con la experiencia de más de diez años, nos traía un poco confiados en ciertos temas.

De la Dirección de Turismo de Junín de los Andes, recibí toda la amabilidad, predisposición y dulzura de su directora Michelle y una importante ayuda. Además, vale mencionar los contactos con Cultura y el Distrito Educativo IV, y el apoyo de Antonio, que sin dudas enfrentó todos los desafíos que le estaba presentando. Tras algunos meses, conseguí la ayuda de Amnesty Internacional y Fundación Bunge & Born, que dieron las donaciones para 16 escuelas de Junín de los Andes (con material didáctico para alumnos y docentes, botiquín y material de educación física, además de todo lo referente a la enseñanza de los derechos humanos), y Cervecería Quilmes, que nos dio productos para la organización de la entrega, lo que hizo que una parte del Proyecto estuviera cubierto. También, Nolitel nos facilitó el teléfono para poder hacer la transmisión sin pagar el alquiler, y una empresa de Junín nos facilitó al guía local y el traslado hasta la entrada al Parque Nacional Lanín.

Faltaba organizar el tema del video chat, ya que no se había hecho antes (sí, chat, pero no transmitiendo imágenes en tiempo real). Ciudad Internet nos dio todo el sistema operativo correspondiente, a través de Guillermo Bertosi y Pablo Jamilis.

Lo mejor: la montaña

Autorización previa de Parques Nacionales y con la Declaración de Interés Turístico Nacional, comenzamos el ascenso aproximadamente a las 11:00 de la mañana del jueves 11 de octubre, pasando por la Espina de Pescado hacia el refugio RIM26, con la mitad del trayecto nevado. Llegamos al refugio con un viento muy fuerte. Cocinamos, y a dormir y prepararnos para el día siguiente. El viernes 12, nos levantamos y emprendimos rumbo a la cumbre, cargados como si recién saliéramos, ya que teníamos que llevar carpa, comida, computadora, teléfono satelital, bolsas de dormir, etc. Yo llevaba todo lo de la transmisión, además de mi equipo personal, ya que a último momento uno de los integrantes del grupo no pudo viajar.

Nos tocó, al principio, un camino muy duro, con nieve blanda que empastaba los grampones. Se hacían bolas de hielo en las suelas. Cerca de los 3000 metros, se veía que sería difícil cumplir la meta de dormir en la cumbre. El descenso de dos andinistas, que comentaron que había mucho hielo del tipo verglass, lo confirmaba. Se veía imposible llegar con tanto peso hasta la cumbre.

Se decidió, entonces, armar el campamento a los 3200 metros, haciendo un plano en la nieve, para anclar las carpas y estar seguros de estar vivos, para lograr el video chat, previsto para las 19:00 hs.

Crease o no, estamos en el Lanín

Sin darle tanta importancia a la cumbre y con una esplendorosa vista delante nuestro, en un día radiante y estando cercana la hora del video chat, comenzamos los preparativos para el evento. Como siempre pasa, algo estaba fallando: no podía ver qué se veía por la cámara y no me podía conectar con mi servidor de Internet. Luego de configurar un servidor de Junín de los Andes, nos conectamos y desde los 3200 metros comenzamos a transmitir y chatear.

Las imágenes salían con un refresh de 15 segundos entre una y otra, para que se vean más nítidas, y por la velocidad de transmisión del teléfono. La gente que estaba chateando, no creía que estábamos ahí. Entonces, comenzamos a escribirles para que nos solicitaran qué deseaban que les mostráramos del lugar. "Mostrá el lago", "mostrá la sombra del Lanín", y así les mostrábamos lo que querían. Nos escribían "no lo puedo creer, están ahí de verdad". Entonces, ya estaba otra parte cumplida.

Tapados por las estrellas y con la luna en cuarto menguante reflejada sobre el lago Tromen, comimos y a dormir. Pasó la noche y comenzamos el descenso. Muy blanda la nieve y con el cansancio del peso extra que llevábamos, tardamos más de la cuenta, pero al fin llegamos a Junín.

Baño de por medio, y armado del lugar para la entrega, con la presencia de la directora de Cultura Josefa Casas de Trubiano -quien me regaló un ejemplar de El Cóndor del Lanín, de su autoría-, el consejero escolar, directora de Turismo, supervisor de la rama y directores y maestros de las escuelas, se entregaron donaciones a 16 establecimientos educativos, concluyendo con lo previsto varios meses atrás.

Mucho trabajo, tiempo y dinero invertidos. Mucho esfuerzo y energía puestos en esto, pero la tarea cumplida y el sentirse bien tapan todo lo que en algunos momentos trataba de opacar lo que fue una verdadera fiesta. Lanín 2001: un éxito.

Para ver detalles de la expedición
www.grupohuellas.com/lanin2001/

 

 



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país