El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

Tetratlón San Rafael
 


Reporte - Tetratlón por Postas - Edición 2005

El Tetratlón tuvo su día de fiesta en El Nihuil el 23 de enero de 2005. Y como ha ocurrido otras veces, una multitud siguió las diferentes disciplinas sobre una escenografía cambiante como el propio paisaje. Y después de 2 horas 29 minutos y 30 segundos, Los del Sur, se llevaron la Copa Diario Los Andes.

El equipo lo integraron Martín Mozzicafredo que llegó desde su Neuquén natal para reiterar su predominio sobre las aguas del lago y le entregó la malla al pedalista Alejandro Videla quien prácticamente "voló" sobre las piedras de los cerros. Y así llegó con cierta luz al parque cerrado donde lo esperaba Gustavo Agostini y su moto para empezar a "domar" el terreno y después de 3 vueltas pasarle la posta a Cristian Magioglio, quien a puro trote mantuvo la diferencia de 1 minuto sobre el segundo (Cristian Mohamed, ganador de la edición anterior) y alzó los brazos en el arco final.

Con el sol del medio día a pleno se dio la señal de partida. Y ahí, donde la tranquilidad del agua se transforma en pequeñas olas, los esforzados kayakistas comenzaron a darle forma y vida a una nueva edición del Tetratlón de San Rafael. Fueron en total 55 equipos (divididos en 7 categorías), es decir 220 deportistas especializados en las palas del kayac, el manillar de las bicicletas, las cilindradas de las motos y el gasto de toda la adrenalina al compás de las piernas, para redondear exitosamente una de las pruebas más convocantes del Oeste Argentino.

Plateas naturales

El primer lugar elegido por el público fue la costa Este del lago de El Nihuil. Allí, cuando el sol caía a pleno, los kayaks y su tripulante fueron abriendo el espejo del agua. Fue el inicio de la fiesta, que tuvo su continuidad a la distancia, entre cerros y álamos, donde los pedalistas le pusieron alas a los tubos de las bicicletas y fueron esquivando piedras hasta el camino asfaltado.

Entonces la platea popular buscó otro lugar en el terreno y se adentró en la arena caliente, territorio dominado por las motos de enduro. Hombres y máquinas en una desigual lucha de saltos, derrapes y equilibrio a lo largo de varios kilómetros.

El final fue a puro pulmón y corazón. El trote necesario para mantener la diferencia o acortar distancias en la misma medida en que se fueron gastando las energías. Y dentro del Club de Pescadores, con el lago a la izquierda, se corrieron los últimos metros utilizando también el último aliento.

Y ahí bajo el arco de llegada, con el reloj que implacablemente marcaba las horas minutos y segundos de la competencia, cada uno tuvo su premio. El abrazo interminable de los integrantes de cada equipo y después los amigos, junto a los familiares. Medallas que certificarán -de ahora en más- haber sido protagonistas en esta nueva edición del Tetratlón, agua fresca y más tarde, cuando las nubes fueron el telón imaginario que cubrió el resplandor del sol, se vivió otra fiesta: la del podio y ahí cada uno recibió el aplauso de esa multitud que siguió cada tramo de la prueba y no podía estar ausente en ese último acto.

(Información cortesía Diario Los Andes, Mendoza).










Volver al índice



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país