El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

Pentatuel
 


Reporte - Edición 2008

El equipo Servicar se llevó una vez más el primer puesto en la categoría postas del Pentatuel 2008, en su Séptima Edición. Después de casi 5 horas de nadar en El Nihuil, correr en enduro, recorrer el Atuel en kayak, andar en bicicleta y correr por las calles de San Rafael arribó a la meta. En individuales Matías Pérez lideró la carrera de punta a punta, encarnando con hechos el slogan de la competencia: “Pentatuel es entrega”...

Como todo los años San Rafael (Mendoza, Argentina) recibió a los competidores con su buen clima, sus bellos paisajes y la amabilidad de su gente. El sábado, en la reunión de corredores, hubo muchas charlas previas, intercambios de ideas, y la mayoría definía sus estrategias para el día siguiente, mientras averiguaban cuales serían sus competidores en las diferentes categorías y disciplinas. Uno de ellos nos decía: “trato de estar año a año en el Pentatuel, porque es una de las competencias más importantes de la región, y participar me hace crecer como deportista”. Esto sin duda fue muy cierto, porque al otro día tuvo una muy destacada participación en su disciplina.

Durante la charla Rene Bocchia, organizador de la competencia junto a toda su familia, dio la bienvenida a los participantes y dio detalles de los circuitos, comentando los puntos principales y enfatizando la importancia del cumplimiento del reglamento. En total se inscribieron y participaron 55 postas (275 corredores) y 28 corredores individuales.

El Pentatuel, que se corre con su formato actual desde 2001, es una competencia combinada de 5 disciplinas, un pentatlón. La primer disciplina es la natación, que se realiza en las aguas del embalse de la represa de El Nihuil, aguas bastante frías y con algas que a veces complican la actuación de los nadadores. Este año se notaba mucho el bajo nivel de agua del embalse. A continuación viene la etapa de moto enduro, por diferentes caminos y senderos con mucha arena que utilizan habitualmente los amantes de esta actividad enlazando El Nihuil con Valle Grande. La lluvia del día viernes fue muy útil para evitar las gigantescas polvaredas que suelen producir las motos y que son uno de los factores más molestos para los competidores. La navegación en kayak es la tercera actividad, descendiendo el agitado río Atuel, por un cauce que varía mucho en altura de sus aguas dependiendo del nivel de las represas que se encuentran río arriba. Este año estaba particularmente bajo y con muchas piedras. El ciclismo en mountain bike es la cuarta disciplina de la competencia y suele tener fundamentalmente dos escenarios. Por un lado calles de tierra con lomadas en su primer tramo, y viñedos en el segundo, haciendo honor así a una de las actividades económicas más importantes de la región. Finalmente el pedestrismo por las calles de San Rafael es la actividad que cierra la competencia, recorriendo algunos lugares en pleno centro de la ciudad, y recibiendo así los competidores el apoyo de la población, que suele seguir toda la competencia a través de la completa cobertura radial que se hace año a año.

El domingo 10 de febrero entonces, en el Club de Pescadores de El Nihuil, entre las 11 y 12 horas se realizó la largada de la competencia en sus diferentes categorías. Con mucha energía y entrega los nadadores, en su mayoría usando trajes de neopreno, se sumergieron en las aguas del lago. Cada categoría realizaba un circuito diferente en el agua, para salir de ella sobre la costa frente a la largada, donde los esperaba el parque cerrado de las motos, y el público que los animaba.

La salida de las motos fue de gran espectacularidad, ya que los enduristas tratan de lucirse frente a los que observan la carrera, y eso dio pie a que por lo menos uno rodara por el suelo arenoso, por suerte sin consecuencias posteriores mas que el duro golpe en su orgullo. Desde ahí las motos se internaban en zonas no accesibles a otros medios de transporte, salvo en contados puntos, donde siempre encontraban gente aplaudiendo y dándoles ánimo, hasta su destino final en el parque cerrado de kayak.

La bajada del río tuvo dos complicaciones principales. Por un lado el bajo nivel del río, que hacía aflorar peligrosamente las piedras que habitualmente quedan totalmente cubiertas por el agua y generaban el peligro de romper el kayak, que este año era algo especialmente no deseable, ya que el competidor que sufrí ese percance quedaba descalificado (por más que sus compañeros de posta igual pudieran continuar con sus actividades). La otra complicación debía ser salvada por la pericia de los kayakistas, realizando maniobras especiales en sectores marcados del río. La mayoría no tuvo inconvenientes en esta etapa, salvo algunos recargos de tiempo en las maniobras o algunos vuelcos de los kayaks.

Con la llegada al parque cerrado de las bicicletas comenzaba la cuarta etapa de la carrera, con los corredores saliendo como bólidos para realizar el circuito de mountain bike. A esta hora ya el sol golpeaba muy fuerte y se hacia crucial una buena hidratación. Las pinchaduras complicaron la actividad de algunos participantes, pero finalmente dejaron atrás la tierra y los viñedos para realizar el último tramo sobre asfalto, una corta distancia que los llevaba al parque cerrado del pedestrismo.

En este punto ya se palpitaba el final de la competencia y se veía como los corredores tomaban sobre sus hombros la responsabilidad de representar a sus compañeros de equipo y ponían su vida en lograr el menor tiempo posible. Como esta etapa era por las calles de la ciudad, a esta altura de la carrera la cantidad de público alentando había crecido mucho, ya que las familias salían a la puerta de su casa a vivar a cada uno que pasaba frente a ellos. El spring final los llevaba a dar una vuelta a la pista del Polideportivo Nro. 1 donde estaba ubicado el arco de llegada, y así sumergirse en la fiesta del final de carrera, recibir su medalla y el apoyo de la gente. En este punto las caras de esfuerzo tornaban en caras de felicidad absoluta.

Por la noche fue la entrega de trofeos y premios (los $ 30000 de las inscripciones se distribuyeron entre los ganadores de las categorías), cerrando con un festival musical un día pleno de deporte. Y el cierre fue con una promesa de parte de los organizadores. La promesa del Pentatuel 2009.










Volver al índice



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país