El Portal Latinoamericano de la Aventura y el Turismo

Suscribite
 
Elegí
Aventurarse
como página
de inicio

Agregá
Aventurarse
a tus favoritos

Recomendanos
a un amigo

Eco Catamarca
 


Reporte - Edición 2004

El rugido de aventura de los Leones de Ambato se hizo sentir en todo el Noroeste Argentino. Pedalearon, corrieron, sufrieron y disfrutaron. Fiesta popular y gran convocatoria en la primera edición de la Eco Catamarca. El escenario: un oasis llamado Villa de Pomán. Provincia de Catamarca. Laderas del cordón de El Ambato. Mas de 1300 msnm. Mucho calor... humano y del otro. Primer fin de semana de octubre. La previa, al mejor estilo de una carrera de prestigio nacional.

Dos grandes pumas te dan la bienvenida al llegar a Villa de Pomán. El panorama se presenta ondulado. Desde arriba te observan expectantes El Manchao, El Negro y El Peinao, que no son otros que tres gigantes que sobrepasan holgaditos los 3500 metros.

La convocatoria la realizaron los Leones de Ambato, un grupo de pomanitos que aman su tierra y quisieron compartirla. En forma conjunta con la gente de Trans Sierras Expediciones y Aventura de San Luis, organizaron y diagramaron esta increíble competencia.

Era la primera carrera de aventura que pisaba tierra catamarqueña. Esto generó gran expectativa no solo en el pueblo de Villa de Pomán sino en toda la provincia. Se hicieron eco del Eco corredores de la región cuyana principalmente. Mixtos, caballeros, damas, promocionales, experimentados y primerizos conformaron una grilla de partida de 50 equipos provenientes de San Juan, San Luis, Chubut, Santiago del Estero, La Rioja, Buenos Aires, Tucumán, Córdoba y Catamarca.

El centro cultural del pueblo fue el lugar donde se realizó la presentación de la carrera y la reunión de competidores. Estuvieron presentes autoridades locales y del gobierno provincial. El acto se inició con la entonación del Himno Nacional fantásticamente interpretado por los chicos de la Escuela de Educación Artística Municipal con instrumentos de viento, percusión y cuerdas; y terminó con la largada simbólica en la plaza del pueblo colmada de público.

Y rugieron los leones

Antes de las 9 de mañana, la plaza ya estaba invadida de corredores. El público comenzaba a vivir “su gran fiesta” de aventura. Medios de prensa nacionales y provinciales se sumaban a los locales que transmitieron la competencia en directo. La Asociación Deportiva Pomanense junto a decenas de voluntarios, literalmente se cargaron la carrera al hombro; todos los habitantes de Villa de Pomán colaboraron de algún modo, desde alentar a los corredores durante toda la carrera hasta alojarlos en sus casas, ya que la capacidad de alojamientos disponibles se vio sobrepasada.

El parque cerrado se encontraba en la plaza principal, rodeado de puestos de artesanías; mesones y sillas en las veredas anunciaban un almuerzo popular, nadie quería perderse ni un minuto de carrera ni siquiera para comer. Rampa de largada, los corredores bajo el arco, música fuerte, bombas de estruendo, aplausos y... largaron. Primero salieron los mixtos, al minuto los promocionales y por último los caballeros.

La primera disciplina fue el mountain bike, doce ascendentes, mortíferos, rompepiernas, acalambrantes kilómetros hacia Villa Colana. Llegaban a la iglesia, primer PC y en la modalidad team duatlón realizaban un recorrido de aproximadamente 5 kilómetros, volvían a buscar las bicis para disfrutar, por ruta, un veloz descenso hasta Tazucan desde donde iniciaban una bajada con mucha pendiente, técnica y “espinosa”. Si no frenaban a tiempo probablemente terminarían abrazados a un cardón.

El equipo de la Asociación Universitaria de Triatlón de San Juan integrado por los hermanos Ortega Bernal, dieron cátedra de trabajo en equipo, compañerismo y demostraron un excelente estado físico. ¿Quién dijo que los hermanos se pelean?

Otro sanjuanino que dejó mudo a los leones fue Mario Nievas; pestañamos, nos tomamos un jugo de cactus y ya había tomado la punta que no soltó hasta el final.

Epicentro en el rappel

Para muchos equipos esta era su primera experiencia en carrera de aventura, previendo esto los organizadores planificaron dos rappeles, uno accesible para todos (descenso desde un puente de unos 15 metros) y otro más técnico. Con tristeza les contamos que Villa de Pomán fue una de las localidades afectadas por un movimiento sísmico de importancia que dejó grandes daños materiales, aunque eso fue hace un par de meses, al parecer ese día hubo réplicas porque muchos temblaron...

La plaza de Pomán era el lugar por el que más veces pasaban los corredores, allí realizaron la mayoría de los cambios de disciplina.

Luego del primer rappel o rappel bajo, dejaban una bici en el parque cerrado y en modalidad team duatlón se dirigían a la zona del balneario.

Los desniveles y el calor hacían más duro el trekking. Abruptos ascensos hasta los filos, polvorientos descensos y en el medio el refrescante río Pomán hacía las delicias de los competidores.

En esa zona estaban concentrados varios PC, dos trekkings de los duros, el rappel alto, un acuático trekking rodeado de farallones y el PC virtual de la leyenda en la piedra. Los que lograron llegar a la Virgen en lo alto del calvario, tenían bien merecida la bendición.

El último trekking en el que se remontaba el río, era de una belleza indescriptible. Farallones, paredes de piedra que encajonaban el río, dejaban sin aliento a los que ingresaban en ese callejón en busca de la leyenda... que no era otra cosa que una fecha que alguien había escrito con aerosol sobre una gran piedra. El paso por el PC virtual quedaba certificado con la verificación de la misma.

A bajar

La satisfacción de dejar atrás el balneario no solo anunciaba el tramo final, sino el placer del regreso en bajada hasta la plaza. Uno en bici y otro trotando buscaban en el parque cerrado la compañera de dos ruedas para la vuelta final. En bici hasta la salida de la villa y volver, por supuesto en subida hasta la plaza.

El primero y el último fueron recibidos, esperados y aplaudidos con el mismo entusiasmo. El reconocimiento por el esfuerzo realizado alivió los dolores, los raspones, los calambres, el calor.

Los equipos, el equipo

Eco Catamarca. Organizado por los Leones de Ambato en forma conjunta con Trans Sierras Expediciones y Aventuras y los 3000 habitantes de Villa de Pomán. Las grandes cosas se construyen entre todos; apoyaron esta iniciativa la Municipalidad de Pomán, Dirección de Cultura de Pomán, Secretaria de Deportes de la Provincia de Catamarca, Asociación Deportiva Pomanense, Secretaría de Turismo de Catamarca, Panificadora de Saugil, Sanatorio Pasteur, Eca Catamarca, Transporte Vergara, Artesanías Tello, Farmacia del Carmen.

La carrera terminó, un sentimiento de pertenencia nos invade el alma. El esfuerzo de los equipos que dieron todo, la simpleza de la gente que quiere y que puede.

A Pomán le queda el Eco, el Desafío Alto de los Pumas, a los que fuimos nos queda la huella de un pueblo que comprende el sentido de lo colectivo, de lo comunitario, la sencillez de la gente que reconoce, agradece y homenajea como héroes a quienes construyen.

Ojalá que el eco de esta carrera llegue a oídos de quienes saben apreciar el verdadero valor del deporte. Un sincero reconocimiento al impecable trabajo realizado. Al gran pueblo de Pomán, ¡salud!








Volver al índice



Copyright 2000 - 2007 Aventurarse.com

info@aventurarse.com




Carreras de Aventura por país